El voto del ciudadano oaxaqueño encapsulado en lo negativo

  • Jorge E. Franco Jiménez

Esta próxima la fecha en que las  ciudadanas y los ciudadanos Oaxaqueños emitamos el voto para elegir a quien será el responsable de orientar el rumbo del Estado, en un contexto de desconfianza e incertidumbre de lo que va a suceder a partir de la toma de posesión que será el 1º de diciembre concluido el mandato del Gobernador Gabino Cue, evento en el cual escucharemos el mensaje de nuevo mandatario, sus propuestas de reformas constitucionales y legales que seguramente ya tienen en cartera, como elemento tradicional del inicio de un gobierno.

Mientras tanto en los medios de comunicación y en las redes sociales se difunden actos de corrupción que, como tales, son motivo de atención, comentarios, diversión y distracción de los que se enteran y reproducen con amplitud; en esta semana se han intensificado sobre todo en el aspecto que más molesta a la población, el dinero en abundancia y propiedades de personajes en un Estado con alto grado de marginación y de fondos públicos insuficientes para enfrentar adeudos a los contratistas de obra, bienes o servicios. Estas publicaciones, ciertas o no en lo que toca a lo difundido, irrita a las personas que luchan diariamente en su trabajo para proveer lo necesario en sus hogares.

Entiendo que en algunos sectores estos actos producirán efecto en la preferencia del candidato por el que defina su voto o incluso para no votar, por estimar que es más de lo mismo, sin considerar que las cosas no cambian con esa actitud y que es necesario participar activamente como sociedad civil para mostrar el sentido de inconformidad en favor de la opción que se estime más adecuada para Oaxaca y su pueblo. La indiferencia ayuda  que las cosas sigan como se han dado, porque el que gobierna, conoce perfectamente que a ese sector no les interesa lo que pasa y ello es lo que posibilita que las condiciones no avancen por falta de presión comunitaria.

Se agregan como factor esencial los arreglos escondidos o palabras cifradas por teléfono para concertar a través de los compromisos políticos como ingrediente de este contexto que, a corto plazo, hace viable que oportunamente se materialicen para apoyar alguna candidatura declinando la propia algún candidato,  acomodos que podrían  acelerase pasado el segundo debate; por lo pronto los ataques recíprocos son interpretados como debilidad ante las encuestas que parecen haber perdido la brújula, ante las diferencias que muestran según la metodología que utiliza cada una de las empresas que las realiza.

A situación complicada si se toma en cuenta que se está reflejando un esquema similar al ocurrido en el año 2006 con el claro propósito de complicar el resultado de proceso electoral de elección de Gobernador, pues el plantón magisterial en el centro de la ciudad así empezó, con la igual estrategia y plan de acción, bloqueo de vialidades y entorpecimiento de las actividades de las dependencias, paro de actividades por una grupo de maestros,  a lo que solo le falta el agregado de la APO que puede surgir como otro movimiento reivindicatorio con diversas siglas.

 En el 2006 este tendencia en lo electoral afecto el proceso de elección en el Estado de Oaxaca, impulsado por políticos y agrupaciones que finalmente obtuvieron lo que querían el gobierno del Estado, fuerzas que ahora están enfrentadas en el actual; se vincula con un movimiento magisterial que ha realizado idénticas rutinas que en el pasado que ocasionaron que el Revolucionario Institucional perdiera las dos posiciones de senador de elección y la mayoría de las diputaciones federales, así como la Presidencia de la República.

El esquema fue bloquear al Partido Revolucionario Institucional y evitar que el operador político regional Ulises Ruiz Ortiz se moviera, trastocar con sus acciones de bloqueo las campañas de los candidatos del Revolucionario, su propaganda y distribuir los recursos en favor de una coalición que permaneció agazapada en el movimiento magisterial y de la APPO, finalmente logro inhibir y dividir a importantes políticos del Revolucionario Institucional que incluso colaboraron con la candidatura de Gabino Cue, mismos que hoy lo denuncian por actos de corrupción.

El asunto está en esperar los resultados de la elección del cinco de junio próximo para saber a qué intereses políticos está sirviendo la sección 22 con el paro, bloqueos plantones y marchas y a que candidato favorecerán con el entorpecimiento de la elección; de la intensidad de este movimiento y del resultado de la votación se derivara saber qué políticos están involucrados pues emergerán después de la elección cuando empiece la repartición de los cotos de poder.

En esta periodo se llevó a cabo un debate frio, calculado, sustentado en las imputaciones de corrupción a dos  de los contendientes con posibilidades de alcanzar la presea de ser gobernador del Estado, con argumentos que tienen que ver con propiedades y dinero; la parte de propuestas en materia indígena, arrojó una serie de lineamientos que, con diverso enfoque, poco aportan para incentivar la conservación y desarrollo de las potencialidades de los pueblos y comunidades de Oaxaca, pues se repiten expuestas en la Constitución Federal, en la Local y en Ley de Pueblos y Comunidades Indígenas, la electoral y municipal, hasta ahora incumplidas. Nada acerca de integrarlos como parte del régimen interno de la entidad en un rango igual a los municipios.

Alejandro Murat y Estefan Garfias anunciaron medidas congruentes respecto del tema de la educación tendientes a culminar la reforma educativa en Oaxaca a través de la concertación con padres de familia, capacitación de los maestros, todo conforme con la iniciativa del Presidente Peña Nieto para implementar una educación de calidad; Benjamín Robles siguió una ruta similar, sin embargo enfatizo su simpatía por los maestros, con los que se comprometió a trabajar para que haya clases sin interrupciones. Solo crítico la reforma educativa el candidato Salomón Jara a la que llamó laboral.

Una cuestión que resalto es que, en principio, Benjamín Robles y Salomón Jara atacaron a los candidatos del Revolucionario Institucional y de la Revolución Democrática, después se los repartieron y alternaron en el curso del debate lo que pone en evidencia la estrategia concertada que hace reflexionar sobre la posibilidad de una declinación de parte de Morena en favor del PT ya que se afirma que el primer candidato es fuerte y con esta maniobra pondría en aprietos a los hasta ahora punteros José Antonio Estefan Garfias y Alejandro Ismael Murat Hinojosa.

En fin lo que resta será ver qué sucede con el conflicto magisterial, si crece o decrece y cómo influirá en esta competencia electoral que guarda similitud con lo ocurrido en el 2006 con los mismos políticos ahora situados en trincheras diversas.

Jfranco_jimenez@hotmail.com