PAN: elecciones y futuro

  • Rodolfo Ruiz R.

En la elección del próximo dirigente nacional del PAN, prevista para el domingo 18 de mayo, los panistas no sólo votarán a favor o en contra de la continuidad de Gustavo Madero, sino por el tipo de partido y candidatos que nominarán en el futuro, tanto en los comicios federales intermedios de 2015 como en las elecciones para gobernador en cinco entidades federativas: Colima, Querétaro, Nuevo León, San Luis Potosí y Sonora.

De acuerdo con el presidente de la Comisión Nacional Organizadora de Elecciones, Francisco Gárate Chapa, en la renovación de la dirigencia panista no participarán todos los militantes, más de 300 mil, sino sólo aquellos inscritos en el padrón y con más de un año de antigüedad, algo así como 220 mil.

¿Quién ganará las elecciones internas del PAN? Como ya lo he señalado, el favorito es el actual presidente del Comité Ejecutivo Nacional, Gustavo Madero, por el apoyo que tiene de las estructuras del propio partido tanto a nivel nacional como en la mayoría de los estados; el respaldo político y económico de tres de los cinco gobernadores de su partido —Kiko Vega, Rafael Moreno Valle y Guillermo Padrés— y su ascendencia sobre un buen número de diputados y senadores en el Congreso de la Unión vía sus coordinadores parlamentarios: Luis Alberto Villarreal y Jorge Luis Preciado.

Con Madero están también algunos de los operadores más rudos —y menos ortodoxos— del PAN, pero que tratándose de elecciones saben dar resultados como Jorge Arturo Manzanera, Raúl Gracia Guzmán, Francisco García Cabeza de Vaca, Ulises Ramírez  Núñez y Carlos Alberto Pérez Cuevas, algunos de los cuales eran incluso parte del equipo de la excandidata presidencial Josefina Vázquez Mota.

La convocatoria prevé que el registro de aspirantes a la dirigencia nacional panista se lleve a cabo entre el 11 y el 17 de marzo, y que la campaña interna se realice entre el 19 de marzo y el 17 de mayo.

¿Cuándo entonces renunciará Gustavo Madero al CEN para buscar la reelección?

El político y empresario chihuahuense, emparentado con Francisco I. Madero, se mantendrá al frente del PAN todavía un mes, es decir, hasta que se inscriba como candidato, y su registro sea aceptado por la Comisión Nacional de Elecciones.

La estrategia de Gustavo Madero y sus operadores no es difícil de adivinar. De entrada buscarán fracturar el bloque formado por sus opositores: la ya mencionada Josefina Vázquez Mota, el senador Ernesto Cordero y el exgobernador de Guanajuato, Juan Manuel Oliva.

Si esta maniobra no rindiera frutos, los operadores de Madero alentarían entonces el registro de otros candidatos vinculados o cercanos a la organización de El Yunque, o al llamado calderonismo, en aras de dividir a unos y a otros, y dispersar el voto opositor al actual dirigente nacional.

Pero si esta acción tampoco les alcanzará entonces echarían toda la carne al asador, ofreciendo cargos en el CEN, jugosos contratos de obra y prestación de servicios en los estados y municipios que gobiernan, y candidaturas plurinominales a destacados yunquistas o calderonistas en el 2015.

Ahora entiende por qué le digo que el PAN se juega en la renovación de su dirigencia nacional no sólo la continuidad de Gustavo Madero, sino su futuro como partido, ya sea como oposición leal, pragmática o auténtica, y en buena medida el tipo de candidatos que serán postulados al Congreso de la Unión y las cinco gubernaturas que se renovarán en el 2015, candidatos que pueden ser panistas apegados a la ideología y principios de sus fundadores, o candidatos del corte de Madero y sus poco ortodoxos operadores electorales.

***

Correos: rruiz@e-consulta.com y periodistasoy@hotmail.com
Twitter: @periodistasoy