Camara De Diputados Del Estado. Degradacion Legislativa.

  • Jorge E. Franco Jiménez

Todo parece indicar que el poder a mareado a los políticos en los diversos poderes del  Estado de Oaxaca que, en su afán de fortalecer su imagen, lanzan declaraciones cargadas de expresiones que asumen propias del cargo, a costa de otros sectores sociales, reafirmando que la constitución y la ley solo existe en el papel para ellos y para que se aplique hasta sus últimas consecuencias al gobernado, nulificando el eslogan del Presidente López Obrador en el sentido de que “nadie está al margen o por encima de la ley”; pensamiento que no se materializa en las acciones que lleva a cabo el sector oficial manteniendo a la población en la inseguridad e incertidumbre jurídica. 

En esa ruta de extravió, la inseguridad se acentúa, no solo en lo que corresponde a la pública que tienen que ver con las libertades, la integridad física y patrimonial, sino la de no saber cuál es el objetivo del ejercicio de gobierno en sus diversos niveles y poderes; no se alcanza visualizar aun, por ejemplo, que sucede con la obra pública en Oaxaca, en que se avanza, como se han distribuido los recursos de inversión en ese ramo, que se ha ejercido y los procedimientos respectivos; en que se ha mejorado la educación, la salud y en general el bienestar de las y los oaxaqueños; el proyecto legislativo, que hacen los diputados además de los boletines oficiales y  gastar el presupuesto en labores de gestión.

En esta semana el presidente de la mesa directiva de la Cámara de Diputados de Oaxaca de nombre Cesar Morales Niño, enfatizó: “Los abogados se la pasan diciéndoles a las partes que tienen la razón y que cuando ganen van a manejar el presupuesto, entonces les generan más ambición y de ahí, se van a robar gran parte los abogados”, señaló.” Además, los califica: “Hay que tener mucho cuidado con los abogados, son unos grandes estafadores, unos grandes mentirosos, sólo le van a provocar un gran daño al pueblo, un gran daño al municipio y un gran saqueo a la hacienda pública municipal”. Fue así como el presidente del Congreso local menospreció a los profesionistas de las leyes. 

Posteriormente aclaro que “Pero eso sí, explicó que sus palabras fueron sacadas de contexto y utilizadas por quienes han participado del régimen anterior y no están conformes con el actuar de la cuarta transformación, por ello dijo que en esta etapa que vive el país no se deben callar las cosas sino decirlas claras, y en ese sentido aseguró que con los que no se disculpa es con los abogados corruptos.”

Cualquiera que haya sido el contexto en que emitió la declaración el diputado presidente de la Cámara, el lenguaje utilizado es inadecuado cuando se advierte en las frases  la generalización que hizo de la calidad de los que poseemos un título de licenciados en derecho, con independencia de la especialidad que se ejerza, pues  estamos facultados para patrocinar municipios en materia legal y defensa de su autonomía, cuestión que es frecuente en nuestro estado con más de quinientos municipios; a estos es práctica cotidiana el retrasa o condicionamiento de la entrega de los recursos que le corresponden ejercer, desde el proceso de la autorización legislativa anual.

En ese sentido la inconformidad del sector profesional no implica “ponerse el saco”, como supone el diputado representante del poder legislativo, pues esa vestimenta, la de abogados, nos la puso una institución educativa, la Facultad de Derecho de la Universidad “Benito Juárez de Oaxaca y la patente para para ejercer en todo el territorio nacional, la Dirección General de Profesiones de la SEP; lo que no se acepta es que afirme que “..,mucho cuidado con los abogados, son unos grandes estafadores, unos grandes mentirosos, sólo le van a provocar un gran daño al pueblo, un gran daño al municipio y un gran saqueo a la hacienda pública municipal”, ello no forma del atuendo de los abogados.

En contraste la figura de los diputados del congreso del estado se ha caracterizado, en la percepción pública y denuncia en los medios, de prestarse a la venta del voto para aprobar cuentas públicas o determinadas medidas legislativas; se imputa que han dilapidado el presupuesto mediante una distribución abusiva de las cantidades en el rubro de gestión legislativa que, incluso se señalo se hizo a base de notas y facturas compradas o que los grupos parlamentarios les imponen a los presidentes municipales que ocurran a determinados despachos para que les formulen sus expedientes técnicos y así fluyan recursos; les imponen constructores aliados a ellos para que lleven a cabo la obra municipal; estrategia de corrupción que no forma parte del “saco de los diputados”, pero sí de su bolsillo. 

No debe olvidar el presidente de la cámara de diputados la austeridad y humildad republicana que pregona el Presidente López Obrador con actos que muestran su repudio al ejercicio de una actividad lícita autorizada por el estado, sin tomar en cuenta que representa un poder y que, como tal, las locuciones que hace con ese carácter no escapan de los límites que la Constitución y la ley le confieren e imponen adecuar su conducta a dicho orden sujeto a los principios de legalidad, imparcialidad, objetividad, transparencia, ética e igualdad, culturales, académicos u otros similares y que por lo tanto las ofensas públicas que hizo, a pocos o muchos profesionales del derecho, excedió el marco legal y constituye per sé un abuso de autoridad, con independencia de la violación al derecho humano a la dignidad de todas las personas y abogados, que tutela, protege y garantiza el artículo 1o., de la Constitución. 

El diputado presidente violó la Constitución Federal citado y la del Estado de Oaxaca que obliga a “El Poder Público y sus Representantes sólo pueden hacer lo que la Ley les autoriza y deben hacer, lo que la Ley les ordena. Los particulares pueden hacer lo que la Ley no les prohíbe y deben hacer, lo que la Ley les ordena.” El presidente de la cámara de diputados no esta autorizado como tal a formular imputaciones públicas de esa naturaleza, por tanto actuó fuera de ese marco constitucional y como representante de un poder, esta obligado no solo a disculparse sino a observar la Constitución de la República. Que autoridad de Oaxaca se hará cargo de investigar, sancionar y reparar las violaciones a los derechos humanos de los abogados; ¿lo hará de oficio la DDHDPO y su nuevo titular?

El legislador, no puede renunciar, pero sí con responsabilidad y ética política, pedir licencia y separarse de los cargos que ostenta, para que la legislatura cumpla con la obligación de investigar, juzgar y determinar si es de separársele del cargo ya que la denostación se entiende que lo hizo en representación de dicha legislatura, 

jfranco_jimenez@hotmail.com.