Los compromisos de la renovación del Poder Municipal de la Ciudad Capital

  • Jorge E. Franco Jiménez
.

La transmisión del poder municipal, se llevó a cabo cumpliendo la forma democrática que estatuye la Constitución del Estado Libre y Soberano de Oaxaca, en las sesiones solemnes que tuvieron lugar el día primero de enero a las diez de la mañana, con la presencia de los miembros del ayuntamiento saliente, encabezados por Luis Ugartechea, mismo que presidió la inicial, para aprobar la orden del día que incluyó la entrega del bastón de mando al Lic. Javier Villacaña Jiménez, que llegó acompañado del Gobernador Gabino Cue, del Presidente del Tribunal Superior de Justicia y del representante de la Cámara de Diputados, invitados especiales a la ceremonia; de esta manera, el Presidente Municipal electo, rindió́ la protesta constitucional y, a continuación, la tomó a los miembros del ayuntamiento renovado, al que se integró́ Francisco Reyes, candidato del Partido Acción Nacional, mostrando, su afán como oaxaqueño, por incorporarse a una administración que le permita encauzar y hacer realidad alguna de las propuestas que anunció como pretendiente al cargo.

El Municipio como institución de servicios y administración territorial, de acuerdo a la legislación, forma parte del régimen interior del Estado de Oaxaca, a los que se contempla en diversos distritos rentísticos, como nivel de gobierno, es decir, como un área propia de competencia, para ejercer sus facultades de manera autónoma, en un ejercicio republicano de responsabilidades, derivadas del cumplimiento de lo que el orden jurídico le confía hacer, lo que califica a su quehacer público como propio; para ello, cuenta con personalidad jurídica, de tal manera, que al igual que la federación y la entidad, el ayuntamiento que ejerce un poder colegiado, que forma parte de lo que se conoce como división de poderes, con características específicas, porque se mide de acuerdo a su territorio, población, vías de comunicación, con una circunscripción menor a la que corresponde a los otros dos niveles de gobierno, en que uno, ejerce en toda la república y, el otro, dentro del territorio que le reconoce la Constitución Federal como del Estado correspondiente.

De esta forma, cada municipio es gobernado por un ayuntamiento de elección popular directa, que se integra por un Presidente Municipal y el número de Regidores y Síndicos que la ley determine, quienes actúan conjuntamente en lo que se conoce como sesiones del cabildo, en donde ajustan su normatividad reglamentaria, de acuerdo a las funciones encomendadas, dentro del marco que fijan, el orden constitucional y legal, es decir, actúan como cuerpo legislativo, administrativo y, de alguna manera, jurisdiccional; siendo el presidente el ejecutivo y ejecutor como tal, de las determinaciones colectivas y jefe de la administración, sobre quien recae la responsabilidad de operar servicios y atribuciones materiales de desarrollo en el territorio municipal, con base en el presupuesto aprobado por los ayuntamientos, de acuerdo a los recursos disponibles, con inserción de los tabuladores que contengan las remuneraciones que perciban los servidores públicos municipales. Los recursos que integran la hacienda municipal, serán ejercidos en forma directa por los ayuntamientos o bien, por quien ellos autoricen, conforme a la ley.

Una vez delineadas de manera general, las funciones, atribuciones, servicios y facultades que le corresponde ejercer al municipio por medio del Ayuntamiento que, en este caso, del municipio de Oaxaca de Juárez como ciudad capital, las relacioné con el mensaje del Lic. Javier Villacaña, como representante del cuerpo edilicio que, al referirse a la esencia de esta Institución, se impuso como compromiso público restituirle, para que: "El nivel municipal será́ nuevamente el gobierno más cercano a la gente", esto es, como representativa de experiencia y escuela democrática, que permite a la población aprender, lo que es la participación ciudadana, cómo se debe ejercer ésta respecto a aquellas decisiones generales y colectivas que afectan a una comunidad, cómo se debe gobernar, cómo se administran los intereses comunes de sus habitantes en esa demarcación, cómo se accede a estos cargos, qué tiene derecho a exigir, cuáles son sus obligaciones hacia su familia y su comunidad como ciudadano.

Esta frase y su desglose, resumen toda la tarea que se comprometió́ a impulsar, en el acto de toma de posesión, el Presidente Municipal Javier Villacaña, pues acercar el gobierno a la gente, no es más que la retribución que está obligado a hacer, como depositario mayoritario de la confianza y el voto ciudadano, por lo que ahora debe, como afirmó, traducirse en acciones para todos, amigas, amigos de las colonias, vecinos de barrio y de los que forman los diversos sectores de la sociedad de Oaxaca, que esa actividad que no sea de obstáculos, sino de facilidades y organización de un esfuerzo que se concentre en el servicio para todos, aun para los que políticamente no se identificaron con su postulación. Este es el primer parámetro de la evaluación a que está sujetó el gobernante municipal.

Se refirió a los principales temas y asuntos que acometerá en su administración que, desde luego, forman parte del cumplimiento de las obligaciones que tiene a cargo el municipio en materia de servicios, como son las que concretó al señalar: “Con este equipo emprenderemos las tres grandes líneas de acción de mi gobierno: La primera de ellas es fundamental pues tiene el objetivo de mejorar lo que ya tenemos, a través de cinco ejes: el primero, que está relacionado con la movilidad urbana implica pavimentaciones, señalética, semáforos, respeto a la autoridad vial entre otras cosas; el segundo que se refiere al rescate visual, ordenamiento de letreros, espectaculares, fachadas, etc.; el tercero, que atenderá́ el rescate y conservación del patrimonio histórico monumental, poniendo especial énfasis en que Oaxaca se a una digna representante del patrimonio cultural de la humanidad; cuarto, un programa de identidad que fortalecerá́ la participación de la sociedad en las acciones de gobierno, desde el plan municipal, hasta el sencillo, uno por uno en las esquinas; y por último, el quinto eje, que aborda el tema de la ecología, del remozamiento y rescate de nuestros espacios verdes para hacernos sentir orgullosos de nuestra ciudad y nos permita disfrutarla como antes en toda su grandeza y esplendor.” Agregó: “crearemos la clínica de la mujer para atender a aquellas oaxaqueñas que aún carecen de los más elementales servicios médicos. Habremos de aumentar las becas escolares, las despensas a las madres solteras y personas de la tercera edad y crearemos un fondo de apoyo a niños con enfermedades graves.”

Un tema relevante es el asunto espinoso del transporte público, el que exige, para solucionarlo, de la concertación, la aplicación de la ley y, en su caso, la imposición de las sanciones, como los elementos que, dentro de las facultades operativas que otorga el reglamento de tránsito municipal, es indispensable implementar para atemperar lo que ahora motiva caos vial, obstaculiza el libre tránsito y produce inseguridad para los vecinos del municipio de Oaxaca de Juárez, con el objeto de que se auspicie la racionalización y ordenación del transporte urbano, taxis de la ciudad y foráneos, fijación de los carriles para su recorrido, paraderos obligatorios, número de unidades que, como máximo pueden transitar al mismo tiempo en una ruta, a fin de evitar los congestionamientos que producen, en nuestras angostas calles, ocho o diez unidades. Este es un tema toral en la operación de la vialidad municipal que no fue abordado en los compromisos del Presidente, pero que exige medidas inmediatas.

jfranco_jimenez@hotmail.com