Fuentes Confiables...

  • Xenón Bravo

Registra MORENA aspirantes con antecedentes penales a la presidencia por  Tuxtepec… Tal pareciera que a los del Movimiento de Regeneración Nacional no les importa quien vaya, sino quien les reditué más ganancias. Al menos este fin de  semana se supo que en la ciudad de Tuxtepec, se registró un personaje poco visto en el argot político, pero si con antecedentes penales. Es el caso de quien fuera coordinador de comunicación social del grupo Modelo en la época del ingeniero Macuzet en la Compañía Cervecera del Trópico, Cesar Silva Domínguez, señalado por las autoridades judiciales de Mérida Yucatán por un mega-fraude;  el ahora registrado por MORENA no tiene virtudes políticas sino de relaciones con el medio artístico y vinculados con antros de vicio. Es propietario, según se sabe de un centro botanero ubicado a un costado del cinema Henry de esta ciudad. Vinculado además con los parquímetros que por la fuerza quitaron los profesores de la sección 22  con marros y tractores. Aquí un segmento de lo que publicaron los medios en la península. “…Esa situación ocasionó que personas como Alejandro de la Cruz Vázquez Favela, quien una semana antes (20 de febrero presentó una denuncia contra Flores Argáez por siete millones de pesos y seis días después se desistió), realmente no era el afectado directamente, sino fungía como pantalla y presta nombre, pues sólo basta señalar que su sueldo como agente federal en la delegación de la Secretaría de Relaciones Exteriores era de 8  mil 500 pesos al mes. Son tan cuantiosos los montos que estaban en juego, que el abogado defensor de Flores Argáez, Armín Villalobos Martínez, se “vendió” después al grupo de Gutiérrez Machado, con lo que se convirtió en acusador de su antigua cliente, la directora de “Arma Profesionales en Logística”. Alfonso, uno de los hermanos de Cecilia Flores, aparece también como apoderado legal de la empresa defraudadora. La Procuraduría de Justicia, que dirigía José Guzmán Pacheco, ordenó a las instituciones bancarias asegurar las cuentas que tuviera Cecilia Flores Argáez, a fin de garantizar el probable fraude cometido a personas que le entregaron dinero a través de su empresa “Arma Profesionales en Logística”, pero las cuentas ya estaban vacías.

El nerviosismo de los socios de Cecilia Flores tiene fundamento porque días antes de que fuera cesada por el alcalde César Bojórquez Zapata de su cargo de directora de Comunicación Social y Relaciones Públicas del Ayuntamiento, le confió a su novio César Silva Domínguez (también involucrado en los ilícitos), que había un grupo de personas que la querían perjudicar políticamente y que incluso un individuo poseía documentos que pretendía utilizar en su contra. Lo anterior está asentado en actas con base en las declaraciones ministeriales de Silva Domínguez, cuando compareció en la agencia Segunda del Ministerio Público y en las que sostuvo que días antes de su renuncia le comentó que tenía problemas de carácter político, sin especificar con quién o quiénes. —Me dijo que por el poco tiempo que teníamos de relación (cinco meses de noviazgo) no podía dar más detalles, pero que sí tenía problemas con gente que la quería perjudicar, acotó. El coordinador regional de Mercadotecnia de una firma cervecera dijo que la notó preocupada y consternada por estos hechos. —Hay una persona que me quiere perjudicar por aspectos políticos y tiene algunos documentos que los puede utilizar en mi contra, me dijo Cecilia, estableció Silva Domínguez. En cuanto Mendicuti Loría, dirigente de la Canirac, participó en el negocio de Flores Argáez con una de las inversiones más elevadas: nueve millones 200 mil pesos, aunque, hasta donde se sabe, es uno de los que no se atrevió a denunciar. Mendicuti Loría, quien es propietario de una cadena de restaurantes conocida como “Los Trompos”, estableció con la ahora ex funcionaria municipal seis “Contratos de Inversión y Sociedad” entre el 29 de julio y el cinco de noviembre del año pasado por la cantidad mencionada. En casi todas las denuncias presentadas en contra de la ex funcionaria se asentó que cuando menos César Bojórquez Zapata y Rommel Uribe Capetillo conocían de los negocios ilícitos que realizaba la directora de Comunicación Social y Relaciones Públicas, ya que ésta se ostentaba en los documentos oficiales de los contratos como “funcionaria pública” y nunca como particular o como representante de su empresa “Arma Profesionales en Logística”  Hoy este empresario Cesar Silva presume ser amigo íntimo del médico de cabecera del PEJE, el hijo del doctor Nogueira. Y hasta la próxima. opinionxebrra@hotmail.com