La crisis institucional del estado infecta a la sociedad de Oaxaca

  • Jorge E. Franco Jiménez

El Edificio Central de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca es escenario de una agresión más, en que lo daños causados lastiman su valor cultural pues en el que se ubica, contradictoriamente, el símbolo emblemático de la figura de Don Benito Juárez como baluarte del respecto al Derecho Ajeno, como instrumento de paz social y medio para que la resolución de los conflictos internos como el que enfrenta y la Facultad de Derecho, y que sin embargo muestran que carece de vías efectivas que legitimen sus procesos de elección de autoridades ante la comunidad universitaria y la sociedad de la que es parte fundamental.

Resalta en estos lamentables eventos de embestida cultural que ocurren en el edificio central con motivo de la elección del Director de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales que es en el campo en donde concretamente se forman los  futuros operadores jurídicos que impulsan la construcción las reglas sociales que  elaboran los representantes del pueblo en los congresos mismo que hoy revela lo contrario, violencia y fractura del orden jurídico institucional de la Universidad. 

En evidente que todo el Estado Mexicano está afectado de una crisis institucional  y de los hombres que las representan que muestran estar empantanadas en un contexto de rebelión e inconformidad comunitaria irresolubles, agravadas en nuestro Estado en el periodo en que el Gobernador Gabino Cue Monteagudo y su gabinete muestran una total indiferencia o impotencia para resolver los conflictos ante la cercanía de la conclusión de su mandato, indiferencia que se disimula con el disfraz mediático de un desarrollo positivo que solo se materializa en discursos y comunicados de despedida.

Me parece que todo esto forma parte de una gran trama para distraer la atención sobre las carencias reales del pueblo oaxaqueño en salud, educación, seguridad, justicia, servicios y pago de proveedores, estos últimos, lanzando lastimosamente su último suspiro y ruego a ver si los cubren o abonan por lo menos. Seguramente el sector empresarial está extrañando el liderazgo de Juan José Gutiérrez que tenía una magnifica estrategia para exigir al gobierno que cumpliera sus compromisos con el sector productivo y de servicios.

La crisis institucional se ha convertido en una epidemia en Oaxaca que parece no contar con ningún remedio oficial, quizás a esto se deba el mal que padece el sector salud, cuyos recursos se han agotado y en los Centros de Salud se evidencia palpablemente la falta de medicamentes, El día viernes tuve la oportunidad de conversar con una enfermera de uno de ellos al comentar el tema me dijo, vea como está el espacio de farmacia de este centro, no tiene ningún medicamente y ello lo aprecie de manera directa.

Por ello duele que lo negativo del desorden institucional intoxique a la Universidad Benito Juárez de Oaxaca y provoque destrucción en su patrimonio en un edificio que es una expresión del origen de la cultura de la educación superior de Oaxaca y del estudio del Derecho que supone, en principio, ser un instrumento que asegura el funcionamiento de la sociedad organizada en condiciones de orden, respeto y paz. Las imágenes difundidas ponen en entredicho los valores en que se sustenta la Alma Mater.

El reflejo de la corrupción es un elemento que ha fracturado la parte esencial del sistema institucional mexicano y se extiende, lamentablemente a todo el orden social, como sucede en las de educación pública de todos los niveles, de manera tal que la desviación y aprovechamiento de los recursos que el propio pueblo destina para cubrir el gasto social, es desviado en un alto porcentaje del objetivo a que están destinados, actualizándose los casos de varios gobernadores como regla general, en lo que antes era una excepción o no se conocía.

La divergencia política ha puesto a flote una estructura paralela al orden institucional, la de los ex funcionarios públicos que ahora se denominan del cartel de la delincuencia pública organizada por disponer, en contubernio con los de las áreas financieras o sus familiares del erario oficial como lo demuestran los casos de Guillermo Padrés Elías, los Duarte, Borge y otros que faltan en esta lista, a los que se agregan las de otros en el nivel del gobierno federal.

Busque lo relativo a los factores de un trance institucional y encontré que hay cuatro modos de conceptualizarlas como equivalentes a una crisis de valores que se traducen materialmente  en anarquía, anomia, oligarquía y poliarquía. Cuando los conflictos o incompatibilidades entre las instituciones constitutivas del sistema alcanzan un grado de intensidad crítica que suele tener como fuente algún conflicto local, o varios, generados en el interior del sistema, hablamos de crisis, si es el sistema el que corre peligro de degradación, corrupción o transformación en otro.

Me parece que esta breve descripción de Gustavo Bueno, es suficiente para conocer la causa de la conflictiva que estamos viviendo en todos los órdenes en Oaxaca y en nuestra Universidad, como muestras de que la degradación, la corrupción o transformación están incidiendo en su parte medular que a su vez son causa de la pérdida de los valores vinculados a la ciencia al arte, la libertad y la crítica constructiva. La efigie y el simbolismo de Don Benito Juárez han sido devaluados en lo que toca a los principios que forjó y dejó a los Oaxaqueños y a la Universidad como herencia.

Es lamentable que el Gobierno del Estado haya propiciado el desorden institucional al adoptar como parte de la normativa interna de la entidad (usos y costumbres) el desgobierno público, la corrupción y la apatía, mismas que ahora son causa eficiente de los que ocurre en la Universidad, esta ha sido contagiada por el virus de la política y de los cotos de poder que ahora enfrentan y dividen a su comunidad, con un objetivo claro, obtener su control, con vista en el futuro proceso electoral del 2018.

Ojala que la comunidad Universitaria activa y legítima, a partir de esta crisis, institucional, empiece a recuperar sus valores esenciales, de la ciencia, el arte, la libertad y la crítica en beneficio del pueblo Oaxaqueño.

Jfranco_jimenez@hotmail.com