Síndrome del Burnout : producto del exceso de trabajo"

  • María Elena Soriano Diaz
PSIC. UNAM

La palabra inglesa de burnout es un término de difícil traducción en el castellano. Como término coloquial que es, va más allá del simple agotamiento o estar exhausto, pues implica también una actitud hacia el trabajo deprivada de ánimo. De igual manera, en México, en nuestro idioma, podríamos libremente traducirlo como estar quemado, consumido, tronado o reventado. Como ninguno de estos términos se ajusta con precisión a lo que en la literatura científica se entiende como síndrome de burnout, usaremos este anglicismo en el desarrollo del tema.

El constructo psicológico del síndrome de burnout se caracteriza por agotamiento (exhaustion); despersonalización y cinismo (cynicism) y desmotivación e insatisfacción en el trabajo, que conllevan a un pobre desempeño laboral (ineffectiveness), lo anterior como consecuencia de factores de estrés prolongados tanto en la esfera emocional como en las relaciones interpersonales en el trabajo. Lo que conlleva a estar en un estado mental casi de despersonalización.
Se refiere únicamente a la actitud que se produce en el desarrollo laboral, por ejemplo, una persona que trabaja como cajera en un banco donde tiene contacto frecuente con personas, trámites o dudas, puede estar más factible a desarrollar este tipo de síndromes.

De tal forma que el síndrome de burnout se caracteriza por:

Agotamiento emocional, fatiga y depresión.
Relación de los síntomas con la actividad laboral.
Predominancia de estos síntomas en los ámbitos mentales y conductuales sobre el cansancio físico.
Aparición de los síntomas en personas normales sin antecedentes “psicopatológicos”.
Ineficiencia y pobre desempeño en el trabajo.

Es un síndrome que esta reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) , y que realmente debe tomarse una connotación sería ya que tiene muchos efectos desencadena tes en la vida de quien lo padece. Se tiende a ser más propenso al alcoholismo, a la drogadicción, a enfermedades cardiovasculares , estrés, alteraciones del sueño, baja de defensas y ser propenso a más enfermedades, etc.

Algunos consejos para prevenirlo son los siguientes:
Mantener una lista de prioridades diarias, ser realista y no querer hacer mil cosas a ala vez.
Llevar una alimentación balanceada.
Practicar algún deporte o de preferencia meditación.
Dormir mínimo ocho horas diariamente.
Equilibrar la carga laboral, familiar y pendientes de la vida diaria, no saturarse.
Aprender a decir no,y priorizar el descanso.

 

“La primera virtud de un soldado es su tolerancia a la fatiga;
el valor es solamente la segunda virtud”.
Napoleón Bonaparte


Contacto : soriano.diaz12@gmail.com
Twitter: @helena_qz