Factores de transformación y pandemia

  • Jorge E. Franco Jiménez
.

Una semana más en el transito de esta pandemia en que la población de la República en las diversas entidades pasa de los colores rojo al naranja, brotan los espacios negativos de los gobiernos emanados de la Revolución y de los posteriores a la misma, los del siglo veintiuno en que se cuestionan y fracturan espacios relacionados con la globalización encaminada a la regionalización tanto por razones sanitarias como políticas de los lideres mundiales de Europa y América.

El entorno es complejo reflejo de la pandemia que aqueja al mundo la cual incide en todos los ámbitos en México como se aprecia con objetividad. En lo político las diferencias se ahondan en el partido dominante, el sistema federal e institucional resalta el presidencialismo duro, centralista que enfrenta ciertas resistencias de los gobernadores en algunas entidades, ahora ya comprometidos y medio arreglados con el Ejecutivo como consecuencia de la gira que realizó a Colima, Jalisco y Guanajuato, sacudidos por la inseguridad.

En lo social se da a conocer una iniciativa para mejorar  el rubro de las pensiones, se difunde el evento con la asistencia de los representantes de las Cámaras de Senadores y Diputados del Congreso; en paralelo se filtran ya algunas cuestiones relacionadas con el Asunto de Emilio Lozoya Austin ex director de Pemex y el caso Odebrecht en que se mencionan al ex presiente Peña Nieto al ex Secretario de Hacienda Videgaray como intelectuales de una posible maniobra para desviar recursos y sobornar a grupos parlamentarios.

Mientras tanto las diversas informaciones tanto las oficiales y las que provienen de otros organismos nos ahogan en datos estadísticos y de la OMS, respecto de los contagios, casos sospechosos, fallecidos, recuperados y asintomáticos, posibles remedios, número de vacunas en fases diversas por parte de los laboratorios en plena competencia par elevar el valor de sus acciones; difusión de ciertos medicamente como paliativos y recomendaciones para aislarse cuando se presenten síntomas.

La multiplicidad y diversidad de los enfoques de la diaria información, la que se hace en las redes sociales, comentaristas, expertos es hábilmente aprovechada para fines políticos. Boisonaro en Brasil ha resultado positivo en tres ocasiones y sigue haciendo recorridos, se quita el cubre bocas y reparte muestras de contacto; Trump ahora dice que se agrava el asunto en los Estados Unidos y menciona para ello a México; el Presidente López Obrador sigue de gira en Oaxaca y bien cubierto se muestra saludable.

Los mensaje del Presidente de México son optimistas y de confianza tanto en la evolución positiva de la pandemia en México como en lo económico, para ello estuvo acompañado del representante de la Coparmex,  Carlos Salazar Lomelín como muestra de apoyo de ese sector a la decisión de mejorar el sistema de pensiones y reducir tiempos aun cuando otros asuntos propuestos por esta organización no han sido tomados en cuenta; intervino el Secretario de Hacienda Arturo Herrera Gutiérrez quien además aclaro lo que quiso decir con el uso del cubre bocas y el avance de la iniciación económica dentro de la pandemia, cuando el ejecutivo hizo mención de ello en su mañanera.

Todo lo anterior y lo que se siga adicionando en esta emergencia en la etapa de retorno a una nueva realidad, es claro que la pandemia en México,  efectivamente está impulsando cambios profundos en los social, económico, político e institucional que racionalmente los mexicanos y oaxaqueños tendremos que ir asimilando para poder adaptarnos a la misma y convivir familiar, social,  política e institucional  bajo nuevas reglas de cuidado reciproco y dejar atrás la indiferencia, hoy que hemos aprendido que la naturaleza y el mismo hombre con sus excesos hemos recibido una  severa respuesta, la afectación a la salud y la pérdida de vidas.

La pandemia además de mostrar la ineficiencia de los gobiernos de México en las áreas de salud, seguridad pública, justicia, bienestar, honestidad e incumplimiento en general de la protesta de guardar la Constitución y las leyes que de ella emanan, confirma que la convirtieron en un medio de proteger sus acciones y cubrirlas con el manto aparente de la constitucionalidad y legalidad, transfigurando la protesta en  hacer cumplir la voluntad presidencial mediante las reformas que proponen a la misma y a las leyes que de ella emanan.

La muestra evidente lo es, presumiblemente, lo que declaró Lozoya sobre la reforma energética derivada del pacto por México acelerada con fuertes sumas de dinero para su apoyo parlamentario. De acreditarse con las pruebas que se mencionan constituirán hechos de suma gravedad en cuanto a la responsabilidad política, penal, civil y administrativa que asignaría a los participantes.

Este ingrediente es un factor de alto valor político electoral para el actual gobierno.

 
jfranco_jimenez@hotmail.com