• Nación

Andrés Manuel López Obrador y una nueva era de la política en México

Es sin duda la esperanza de México.

México.- La aplastante victoria de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones presidenciales de México el 1 de julio anuncia nuevas incertidumbres y oportunidades para México. También potencialmente agrava la ya significativa polémica generada por Trump en las relaciones entre Estados Unidos y México. Pero al contrario de lo que dicen sus rivales y detractores políticos, AMLO, como se conoce a Manuel López Obrador, se desmarca y se espera que no sea un Hugo Chávez mexicano.

Es la primera vez que un político de izquierda ha sido elegido en México en tres décadas. Sus predecesores, aunque representaban alternativamente al Partido de Acción Nacional (PAN) de derecha o al Partido Revolucionario Institucional (PRI) de izquierda, eran esencialmente centristas. Más que nada, la aplastante victoria de AMLO (López Obrador obtuvo más del 50 por ciento de los votos, mientras que el segundo candidato Ricardo Anaya obtuvo aproximadamente el 23 por ciento) es una expresión de protesta y desilusión que el electorado mexicano siente con los partidos tradicionales, sintomático de la marea mundial de populismo. El partido de izquierda de la Revolución Democrática (PRD, que solía ser la base política de AMLO antes de que él abandonara el partido) ha sido casi aniquilado en el concurso de escaños en el Congreso mexicano. Y el partido político actual del Sr. López Obrador, el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA, cuyo nombre es una alusión tanto al santo patrón de México como a los mexicanos de piel oscura a quienes López Obrador quiere empoderar) y sus socios de la coalición (el Partido Obrero de la Izquierda y el Partido de los Trabajadores). Partido Evangélico de Encuentro Social) están preparados para dominar la legislatura.

El desencanto con los partidos tradicionales refleja dos fallas básicas del gobierno mexicano durante los últimos seis años. Primero y más importante, la flagrante corrupción de alto nivel entre la elite política mexicana, que involucra directamente al presidente saliente Enrique Peña Nieto, y la escalada de violencia criminal que Peña Nieto metió cada vez más bajo la alfombra. En segundo lugar, el desencanto con la política como de costumbre también refleja la profunda decepción con el crecimiento económico desigual de México y la incapacidad de empoderar a los muchos ciudadanos desfavorecidos del país en los últimos 30 años, así como la persistente seguridad pública deficiente y el débil estado de derecho.

 

AMLO hizo campaña en todos estos temas. Promete una transformación dramática de México, empoderando a los desfavorecidos. También promete aliviar la pobreza que obstinadamente ha rondado el 40 por ciento durante décadas. Él arremete contra la "mafia del poder" del país, su elite política y empresarial, y se compromete no solo a reducir la corrupción, sino a "eliminarla". También se compromete a reducir la violencia. Cabe destacar que, al menos en retórica, se ha alejado de sus antiguos lemas y predilecciones radicales, como su anterior inclinación hacia el nacionalismo económico, incluida la renacionalización del sector petrolero de México, y la eliminación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Una agenda ambiciosa

Dejando de lado su estilo populista, el enfoque clave de la política de AMLO es de hecho vital para el país. México necesita hacer frente a la pobreza, la desigualdad y la marginación de grandes segmentos de la población para reducir la brecha entre los dos mexicanos: la de la población educada y empoderada, y la de los pobres, los desfavorecidos. El país también necesita críticamente reducir su violencia y corrupción generalizadas. Pero la forma en que AMLO ejecutará esos objetivos es crucial.

La agenda política declarada de AMLO es la más concreta en el ámbito económico. Él dice que planea proporcionar dinero para programas juveniles, particularmente becas para estudiantes pobres; aumentar las pensiones para los ancianos; invertir en infraestructura en el sur de México, así como construir un ferrocarril de Chiapas a Quintana Roo y pavimentar cada camino en la montañosa Oaxaca. También dice que va a proporcionar apoyo, tal vez en forma de precios garantizados, para los agricultores pobres en el sur; y reacondicionamiento de la infraestructura de agua en ruinas de México.

Afirma que puede lograr estos objetivos sin crear un gran déficit presupuestario, a pesar de los ingresos más bajos de la producción de petróleo y el crecimiento económico anémico, a través de dos medios: la austeridad del gobierno, reduciendo los salarios y los presupuestos de los funcionarios superiores, incluido el suyo, y recuperando dinero perdido por la corrupción, que según él podría ascender a decenas de miles de millones de dólares. A principios de la década de 2000, cuando López Obrador era alcalde de la Ciudad de México, adoptó políticas similares, al tiempo que expandía el gasto social y revisaba y aumentaba las pensiones. Lo hizo sin reducir el presupuesto y trabajando con las empresas y las mejores élites de la Ciudad de México (incluido el multimillonario y uno de los hombres más ricos del mundo, Carlos Slim) para restaurar el centro de la ciudad. Abandonó la oficina del alcalde en 2005 con un porcentaje de aprobación del 85 por ciento. Y a pesar de que las elites empresariales mexicanas vilipendiaron a AMLO, se han estado preparando para trabajar con él y él con ellos.

 

 

AMLO ha nombrado a algunos académicos sabios y con experiencia y ex funcionarios como sus asesores. Pero incluso a medida que sus políticas se concretan, aún tendrá que lidiar con su coalición en el Congreso, compuesto por un montón de actores con muchos puntos de vista y valores opuestos.

López Obrador también tendrá que lidiar con la administración de Trump que ha elegido muchas peleas políticas con México. Hay algunos paralelismos sorprendentes entre su estilo político y de gobierno y el de Trump. Su retórica es a menudo ardiente, odia perder peleas políticas, y a menudo arremete contra aquellos a quienes percibe que lo menosprecian. Ha criticado a los medios mexicanos, a las ONG mexicanas y a la sociedad civil despreciadas, y ha denunciado a la Corte Suprema de México.

AMLO, ha prometido tratar de trabajar con Trump e intentar preservar el TLCAN. Existe, por supuesto, la posibilidad de que debido a su base política y las críticas generalizadas al presidente Peña Nieto por ser demasiado dóciles con respecto a la retórica incendiaria de Trump, y debido a su propia personalidad, AMLO y Trump puedan provocarse mutuamente y profundizar la confrontación. Aún así, en los niveles de gabinete y sub-gabinete, la cooperación política podría continuar de alguna forma.

Pero al igual que con Donald Trump, el mayor desafío para AMLO (y el peligro para el país) reside en sus actitudes hacia las instituciones. Al igual que Trump, AMLO no respeta las instituciones mexicanas y cree en la necesidad de reformarlas. Considera que las leyes y las instituciones son instrumentos del poder del establishment corrupto. Al igual que Trump, él prefiere gobernar a través del poder individual y los referendos, no le gusta la burocracia, los procedimientos y las instituciones. Las características políticas de AMLO son la política de protesta y desobediencia civil. En Tabasco, donde sin éxito se postuló para gobernador, por ejemplo, alentó a los residentes a no pagar sus cuentas de electricidad para protestar por el acceso deficiente y las cuentas altas. Sin embargo, el resultado ha sido dos décadas de negativa generalizada a pagar la electricidad, con la persistencia resultante de problemas de entrega, cobertura y precios. Además, esta cultura de impago también se extendió a no pagar impuestos por las facturas de la tierra y el agua. Ese récord es un mal augurio para la promesa de AMLO de reformar la distribución de agua en México, cuyas deficiencias principales son las violaciones generalizadas de la industria y las granjas.

En términos más generales, un estilo de gobierno individualista que no tiene en cuenta las instituciones es un mal augurio para México. El estado de derecho de México necesita ser fortalecido, no menospreciado y debilitado, para que el país comience de nuevo, como lo ha prometido AMLO.

Versión para impresión

Encuesta

¿Usted cree que con la alerta de género los feminicidios y la violencia en contra de mujeres disminuirán en el mediano y largo p