• Sociedad

Estado debe garantizar pleno acceso a la justicia a las víctimas de Nochixtlán: Peimbert Calvo

Propone investigación interdisciplinaria sobre sucesos en Nochixtlán.

Oaxaca.- El Defensor de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, Arturo Peimbert Calvo, dijo que el organismo defensor seguirá ofreciendo su brazo solidario a las víctimas de la agresión del 19 de Junio de 2016 en Asunción Nochixtlán, y que la demanda de la institución autónoma es que el Estado Mexicano se comprometa a que “nunca más una autoridad utilice la fuerza pública para agredir y asesinar al pueblo que se manifiesta en forma pacífica, que nunca más vuelva a ocurrir una agresión de esa magnitud”.

 

Durante su intervención en las actividades para conmemorar el segundo aniversario de lo ocurrido en Asunción Nochixtlán el 19 de junio de 2016, Peimbert Calvo señaló que la Defensoría ratifica su postura en cuanto a que lo ocurrido ese día fue una agresión contra una población inerme y desprevenida, un crimen de lesa humanidad que reclama verdad y justicia, reparación de daños y garantías de que nunca se repita semejante atrocidad, y agregó que se une al reclamo de las víctimas: “Ni perdón, ni olvido, sino memoria, justicia y dignidad”.

 

Arturo Peimbert Calvo puntualizó que la Defensoría lanza una alerta temprana y cautelar de manera formal ante el grave riesgo que en este contexto electoral padecen las víctimas, sus representantes y defensores por el enorme riesgo que representa que autores materiales e intelectuales de lo ocurrido se sustraigan a la acción de la justicia, ya sea por incorporarse a cargos legislativos o por escapar del territorio nacional, por lo cual “es urgente que las víctimas tengan pronto acceso a una justicia plena”.

 

El ombudsman resaltó que, para la Defensoría oaxaqueña, el ataque ocurrido por elementos del Estado contra la población de Nochixtlán el 19 de junio de 2016 no debe repetirse, porque es un crimen de lesa humanidad y hay responsables identificados por lo ocurrido, como el presidente Enrique Peña Nieto, el ex comisionado de Seguridad Enrique Galindo, el Secretario de Gobernación Jesús Alfonso Navarrete Prida y el ex titular de Segob, Miguel Ángel Osorio Chong, entre otros.

 

Peimbert Clavo señaló que por lo ocurrido en Nochixtlán también tienen notoria responsabilidad el ex Gobernador Gabino Cué Monteagudo, el ex secretario de Seguridad Pública estatal Jorge Alberto Ruiz Martínez, el notario público Blas Fortino Figueroa Montes –quien afirmó haber certificado en menos de un par de horas que más de 800 policías no portaban armas de fuego ni punzocortantes–, y el ex presidente municipal Daniel Cuevas Chávez.

 

El titular de la Defensoría de los Derechos Humanos insistió en que la justicia para las víctimas es un tema esencial para la reconstrucción del tejido social y la paz en Nochixtlán, pero lo ocurrido el 19 de junio de 2016 debe investigarse dentro de una lógica de derechos humanos comunitaria; por ello, es necesario que la investigación sea interdisciplinaria, a fin de que permita entender la conducta comunitaria ante la situación de agresión colectiva que se presentó ese día.

 

Peimbert Calvo puntualizó que es necesaria una investigación en la que se incluya a las víctimas, una indagatoria que permita entender un crimen en el entorno de sus víctimas y de la realidad en que se produce, de modo que la investigación penal de los delitos y las violaciones de derechos humanos ofrezca una verdad más completa y no sólo la que obra en un expediente.

 

Por ello, subrayó, la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca ha señalado que la Procuraduría General de República está obligada a tomar en cuenta a las víctimas en la investigación, además de que esta prerrogativa está marcada dentro del Nuevo Sistema Penal Adversarial como un derecho de las víctimas, y más aún en el caso Nochxitlán, pues es el primer caso de violaciones graves a derechos humanos que se investiga con el nuevo procedimiento.

 

El ombudsman demandó que se sancione de manera contundente a las personas responsables de las graves violaciones a derechos humanos ocurridas en Nochixtlán, además de que se repare el daño ocasionado a las víctimas como garantía por parte del Estado para que nunca más un hecho tan nefasto como el ocurrido el 19 de junio de 2016 vuelva a ocurrir.

 

El Defensor Peimbert Calvo reiteró su llamado a las autoridades a atender a las víctimas, pues a dos años los sucesos siguen pendientes tanto la atención médica a los sobrevivientes de ese ataque como la investigación del mismo, pues los avances son prácticamente nulos.

 

El Defensor de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca sostuvo que es urgente que se atienda la petición de justicia y verdad de las víctimas y, además, que se cumplan plenamente los compromisos adquiridos por la administración estatal el 31 de mayo de 2017, que tienen el objetivo de reconstruir el tejido social de la comunidad y cuyo pleno cumplimiento sigue pendiente.

Versión para impresión

Encuesta

¿Qué tan conforme está usted de los resultados a Presidente de la República en la que dan como ganador a Andrés Manuel López?