• Congreso

Los pueblos indígenas cuentan con leyes para su defensa: Jorge Toledo

Esa firma llevó a la modificación del artículo cuarto constitucional para reconocer que México es una nación pluricultural, en 1992.

Ciudad de México.- “Ha sido un largo proceso el que han vivido nuestros pueblos indígenas para llegar a estos momentos en que somos reconocidos y aceptados por la legislación, las teorías sociales y la sociedad mestiza mexicana”, manifestó el senador Jorge Toledo Luis y agregó: “Aunque todavía nos queda camino por andar”.

 

El senador presidente de la Comisión de Asuntos Indígenas del Senado recordó que los pueblos originarios han pasado de la visión patriarcal de la Corona española y la institución religiosa de la Conquista; de la humillación y sumisión a la que obligaban los encomenderos; “hasta el intento de nuestra desaparición como comunidades sociales durante buena parte de la vida del México independiente”.

 

Explicó que por eso no fue extraño encontrar a los pueblos y a los indígenas de México enarbolando las armas y pugnando por tierra y libertad durante la Revolución de 1910. “Ese movimiento fue el estallido de la ira contenida durante casi 100 años de atracos y despojos del México independiente”, agregó.

 

Recordó que durante su intervención en la reunión de legisladores indígenas convocada por la Cámara de Diputados federal, hizo un recuento histórico de los momentos vividos por el indigenismo mexicano, lo que se puede ver en el video: https://www.youtube.com/watch?v=zdQNeI8kfLs.

 

Explicó que incluso durante el periodo posrevolucionario  se intentó integrar a los pueblos indígenas para hacer una nación uniforme y que fueron buenas las intenciones, pero los resultados no tanto, porque el proceso dio pie a un rápido deterioro de las lenguas originarias y la destrucción de las bases de organización comunitarias en muchas zonas del país.

 

 

 

Consideró que a partir de la década de los 70 del siglo pasado, nuevas concepciones en el mundo sobre la relatividad cultural y la importancia de mantener vivas las culturas, las organizaciones sociales y las lenguas de los pueblos originarios del mundo, permitieron más avances en México.

 

Así llegamos al primer acuerdo internacional que puso a nuestros pueblos indígenas en el centro de la atención de un país que comenzaba a cambiar. En 1989, México firmó el Convenio 169 de la Organización Mundial del  Trabajo, con lo que estableció el respeto y la garantía para la supervivencia de los pueblos indígenas, su cultura, sus tradiciones, su lengua y propia cosmovisión, manifestó.

 

Explicó que ese convenio condujo, en 1992, a la modificación del artículo cuarto constitucional, donde se reconoció, por primera vez, la esencia pluricultural de la nación mexicana, lo que fue un primer avance y un hito histórico en la vida de los pueblos indígenas.

 

El senador Toledo explicó que entramos al siglo XXI con dos grandes modificaciones constitucionales que nos permitieron modelar un nuevo esquema constitucional, y una nueva visión y condiciones para el desarrollo de los pueblos indígenas.

 

En agosto de 2001 se modificó el artículo segundo constitucional para establecer los dos grandes apartados que reconocen los derechos y establecen los procedimientos para impulsar el desarrollo de las comunidades indígenas; pasando ahí el párrafo sobre pueblos indígenas que antes estaba en el artículo cuarto constitucional.

 

Manifestó que en 2011 tuvimos otro gran impulso, al establecerse los derechos humanos como base de toda legalidad en México, instituyendo criterios contra cualquier tipo de discriminación, lo que también repercute para alcanzar mejores planos de igualdad para los integrantes de los pueblos indígenas del país.

 

El senador Toledo explicó que por eso ha manifestado que largo ha sido el proceso, pero los pueblos indígenas están alcanzando la madurez de la igualdad en el terreno de la legalidad y la constitucionalidad mexicana.

 

Reiteró que este andamiaje jurídico y legal que los mexicanos hemos establecido permite luchar por nuestros derechos como pueblos indígenas, a pesar de que en nuestras leyes no se encuentren especificadas algunas determinaciones jurídicas, pero al firmar los tratados y convenios, automáticamente entran a formar parte de las normas legales que nos rigen.

 

En eso estamos trabajando en el Senado de la República, para ajustar nuestras leyes nacionales con las normas legales internacionales, para que nadie ignore las disposiciones legales y sean aplicadas siempre en beneficio de los integrantes de los pueblos indígenas, concluyó.

Versión para impresión

Encuesta

¿Cómo calificarías el primer periodo del primer año de ejercicio legal de la 64 Legislatura de Oaxaca?