• Nación

Envían a 10 mil policías para capturar a El Chapo

  • e-consulta
EU está frustrado por la fuga de Joaquín Guzmán, afirmó Roberta Jacobson próxima embajadora de ese país en México.

Casi 10 mil policías federales –incluidos elementos de élite– fueron asignados a la búsqueda de Joaquín Guzmán Loera. Esta cifra significa 27.5 por ciento del total de integrantes de la Policía Federal (PF). En este megaoperativo se incluyeron también 48 binomios caninos para apoyo en la inspección en vehículos de carga y de pasajeros.

De acuerdo con una nota del periódico La Jornada, para la recaptura del ex líder del cártel de Sinaloa el gobierno federal inspecciona hoteles, hospitales y hasta funerarias. Los uniformados tienen la encomienda de buscar literalmente por cielo, tierra y mar. En este punto deben revisar de manera exhaustiva a los pasajeros y aeronaves de vuelos privados.

Como parte del despliegue se colocaron 101 filtros en las principales carreteras y autopistas de 22 entidades del centro y sur del país. También, como estrategia de difusión, se distribuyen 100 mil folletos con las ‘‘fotografías recientes del prófugo’’.

En cuanto a los uniformados, la Secretaría de Gobernación dijo que los comisionados para la búsqueda de El Chapo son 9 mil 630, clasificados de la siguiente manera: 8 mil 200 integrantes de la División de Seguridad Regional de la Policía Federal, quienes ‘‘se encuentran en alerta máxima’’ en las coordinaciones estatales, estaciones y subestaciones ubicadas en todos los estados del país.

Igualmente, mil 250 integrantes de la División de Fuerzas Federales, distribuidos en unidades especiales para la búsqueda y localización del prófugo en círculos concéntricos ‘‘a partir de la zona cero’’.

Uno de los grupos con mayor especialización de la PF es el de la Gendarmería, la cual cuenta con alrededor de 5 mil elementos. De ellos, se tomó a su élite: 180 elementos de grupos especiales de esta división, quienes realizan igualmente acciones de búsqueda y localización.

La Secretaría de Gobernación dijo que ha reforzado la coordinación con autoridades estatales y municipales.

EU decepcionado por la fuga de narcotraficante

Estados Unidos está frustrado y decepcionado por la fuga de Joaquín Guzmán del penal del Altiplano, afirmó Roberta Jacobson en una audiencia ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de ese país.

"Estamos increíblemente frustrados y decepcionados por el escape de 'El Chapo'. Obviamente, apoyaremos al Gobierno mexicano para recapturarlo tan rápido como sea posible", expresó según otra nota del diario Reforma.

La nominada por el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, como Embajadora para México, participó en una audiencia junto con otros Embajadores designados por el Mandatario para Nicaragua, Haití y Guyana.

Tanto Marco Rubio, presidente del Comité legislativo, como el senador Bob Menéndez, cuestionaron a la actual subsecretaria del Departamento de Estado para el Hemisferio Occidental sobre si EU solicitó la extradición del capo.

Sin embargo, Jacobson contestó que no podía dar información precisa al respecto.

"Estados Unidos siempre está interesado en la extradición de sospechosos criminales que enfrentan cargos en EU y 'El Chapo' Guzmán enfrenta estos cargos. No puedo entrar en mayores detalles", señaló.

Menéndez dijo que no era posible que el Gobierno de Obama no hubiera pedido la extradición de una de las personas más peligrosas en el hemisferio, sobre todo cuando existía el riesgo de que escapara de prisión.

Al respecto, la funcionaria respondió que las solicitudes de extradición las integra el Departamento de Justicia, con la asistencia de abogados del Departamento de Estado.

"No puedo decir las razones exactas de los tiempos sobre la posible o real solicitud de extradición del Chapo Guzmán", subrayó Jacobson.

Refirió que EU ha sido exitoso en el pasado con México en lograr extradiciones, las cuales, dijo, son una herramienta importante contra el crimen.

Jacobson, principal negociadora de Estados Unidos en el restablecimiento de las relaciones con Cuba, dijo que no se puede minimizar el rol de "El Chapo" y del Cártel de Sinaloa, responsables tanto de crímenes de narcotráfico como de violencia.

La funcionaria reconoció que México enfrenta una situación complicada en materia de seguridad; sin embargo, advirtió que los problemas de violencia se ubican en alrededor de seis estados, y no se encuentran desbordados por todo el país.

Comisionado Nacional de Seguridad no renunciará

Monte Alejandro Rubido, comisionado Nacional de Seguridad, afirmó que no va a renunciar a su cargo, derivado de la fuga de Joaquín El Chapo Guzmán del penal de máxima seguridad de El Altiplano.

Dijo que él sirve al gobierno del presidente Enrique Peña y que es el mandatario quien decide en qué momento otra persona debe ocupar su lugar.

“Como dijo el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, las crisis no son para renunciar”, explicó Rubido, tras un recorrido con diputados y senadores de la Comisión Bicameral de Seguridad Nacional en las instalaciones del penal del Altiplano y también en el túnel que usó El Chapo para su escape el sábado 11 de julio.

“En el momento en que el Presidente diga que otra persona debe estar en mi lugar, sin problema”, agregó el funcionario, cuando se le consultó mientras caminaba en el patio del inmueble desde el que se construyó el túnel de mil 425 metros por el que salió El Chapo.

Según otra nota del periódico El Universal, el funcionario federal explicó que los protocolos de seguridad del penal de El Altiplano, fundado en 1991, fueron cumplidos a cabalidad, pero que será la Procuraduría General de la República (PGR) quien determine responsabilidades de servidores públicos.

Por ejemplo, Rubido señaló que no cambiaron a El Chapo de la celda 20 de la sección de máxima seguridad porque era la única que contaba con dos cámaras de videovigilancia, una dentro de la celda y otra justo enfrente.

Indicó que tras la fuga se activaron las alertas en los parámetros, el denominado “código rojo”, cuando detectaron que era anormal el tiempo transcurrido.

A los legisladores se les explicó que tardó al menos 18 minutos en ser lanzado el “código rojo”.

Refirió que Guzmán Loera recibió ese día sus alimentos y medicamentos, sin que notaran algo extraordinario.

La actividad del capo fue normal, subrayó Rubido, incluso cuando desaparece de la visión de las dos cámaras de video ellos pensaron que estaba lavando su ropa en la regadera, como lo hacen todos los reos.

De hecho, la celda que ocupó El Chapo está a unos 25 metros de distancia del módulo de seguridad. En él hay al menos dos guardias dentro de un cubículo de cristal de seguridad.

El comisionado insistió en que fue un día “normal” el de Joaquín Guzmán Loera porque no hizo nada que se saliera de su rutina.

—¿No hubo vibraciones, por golpes, para romper el piso de la regadera?

—Nada registrado, —respondió en un momento del recorrido, mientras los legisladores veían lo que fue la celda del ahora prófugo.

Rubido explicó a los legisladores que el corte milimétrico a la base de cemento ubicada en la regadera de la celda fue con algún tipo de ácido.

—Debilitaron con base en ácido y calor, —dijo el comisionado.

—Es milimétrico (el corte del bloque de cemento), dijo Encinas.

—Casi es simétrico, añadió Rubido al legislador independiente.

Encinas criticó que el grosor del piso de cemento por donde huyó el capo sea de menos de 10 centímetros, cuando en penales de la ciudad de México puede ser de 20 a 40 centímetros.

Al preguntarle al comisionado al respecto, respondió que no es el grosor lo relevante, pues tenía una resistencia de 200 kg por centímetro cuadrado.

Según Monte Alejandro Rubido, las pertenencias que tenía El Chapo están bajo resguardo de la PGR, entre ellas sus platos que estaban colocados de forma vertical, para escurrir, cobijas y una pequeña televisión.

Funcionarios explicaron que el día de la fuga no registraron falta de personal del penal, ni en días previos. Asimismo, señalaron que varios que estaban de descanso se presentaron para lo que pudiera necesitarse, pero para ese momento la PGR tenía el control de la cárcel federal.

Rubido acompañó en el recorrido a los senadores Alejandro Encinas y Fernando Yunes (PAN), así como a las diputadas Adriana González (PAN), Aleida Alavez (PRD) y Raúl Santos Galván (PRI), sinaloense y ex subsecretario de Marina.

El lunes un grupo de la Comisión Bicameral de Seguridad Nacional fue llevado al sitio del escape, pero los panistas optaron por rechazar la invitación. Ese mismo día el diputado electo Gustavo Madero y la dirigencia nacional del PAN solicitó la renuncia de Rubido y del secretario de Gobernación.

Al segundo recorrido, Encinas volvió. “Valió la pena el recorrido”, dijo ayer el senador independiente a sus compañeros legisladores.

“Mucho”, secundó la diputada Adriana González, presidenta de la Comisión Bicameral.

“Mucho”, terció Aleida Alavez, cercana al grupo de René Bejarano.

El senador panista Fernando Yunes también asintió con la cabeza.

El senador Alejandro Encinas preguntó también por el caso de la diputada local de Sinaloa, Lucero Guadalupe Sánchez López, quien fue ventilada en junio como una visitante de Guzmán Loera, pero mediante el uso de credenciales falsas.

Funcionarios federales señalaron que se investiga por parte de la PGR el asunto, pero que se ha acreditado que se presentó con identificaciones apócrifas al penal de El Altiplano.

Los legisladores insistieron en que se debe revisar quiénes visitaron en el penal a Joaquín El Chapo Guzmán, incluidos sus abogados.

Versión para impresión

Encuesta

¿Cómo calificarías el primer periodo del primer año de ejercicio legal de la 64 Legislatura de Oaxaca?