• Nación

Descarta Jalisco activar un código rojo por ataques del narco

  • e-consulta
El gobierno de esa entidad confirmó que sicarios del narco mataron en una emboscada a 15 policías y a otros dos jefes policiacos.

En el estado de Jalisco no existen las condiciones para activar un código rojo, esto a pesar de los enfrentamientos que se han registrado en los últimos días y en el que han fallecido más de 15 elementos policiales, indicó el comisario de seguridad pública del estado, Alejandro Solorio Arechiga.

“Es preciso mencionar que no hay ni se contempla código rojo en la entidad. La Fiscalía General del Estado seguirá informando sobre los hallazgos que se den conforme transcurra la investigación”, dijo el funcionario quien ofreció una rueda de prensa -en la que no se permitieron preguntas- al término de una reunión del gabinete de seguridad convocada por el gobernador del estado, Aristóteles Sandoval.

Solorio Arechiga, quien estuvo en representación de la Fiscalía en lugar de su titular, Luis Carlos Nájera Gutierrez de Velazco, quien se encontraba de vacaciones, recordó que en el último enfrentamiento, ocurrido la tarde de este lunes en el poblado de Soyotlán, muy cerca de Puerto Vallarta, se contabilizó la muerte de 15 efectivos de la Fuerza Única de Jalisco, quienes viajaban en un convoy hacia la ciudad de Guadalajara, además de 5 lesionados que ya reciben atención médica.

En un punto de carretera Mascota-Las Palmas, justo sobre un puente, los uniformados fueron emboscados por un grupo no determinado de personas que incendiaron varios vehículos de turistas para detener su circulación al tiempo que atacaron a los policías.

De acuerdo con una nota del periódico Crónica, el comisario de seguridad pública recordó que el gobierno estatal apoyará a las familias de los fallecidos, a quienes hasta este martes no se les habían entregado todos los cuerpos.

“A las familias de los caídos: quiero enviarles mis más sentidas condolencias. En este momento lo que les diga es poco comparado con el dolor y la impotencia que como compañero de cada uno de ellos me embarga. He recibido instrucciones precisas del gobernador del estado de garantizar la pronta atención a todas las familias de las víctimas”, comentó.

El origen de este ataque, agregó Solorio Arechiga, radica en la muerte de Heriberto Gutiérrez Cárdenas, quien era conocido como El Gringo, uno de los principales líderes del cártel Jalisco Nueva Generación, quien se enfrentó a balazos con uniformados en días pasados en una carretera del estado.

De igual forma mencionó que la muerte del director del seguridad pública del municipio de Zacoalco de Torres, ocurrida la tarde-noche de ayer, y el ataque se sufrió el propio comisario de seguridad pública la semana pasada cuando se encontraba en la delegación de Río Blanco, en Zapopan, se deben a las reacciones de este grupo delictivo por el abatimiento de su líder.

Agregó que a pesar de todos estos hechos no se bajará la guardia y se continuará con las labores para combatir la delincuencia organizada.

En la reunión del gabinete de seguridad participaron también representantes de las fuerzas armadas, de la Procuraduría General de la República, de la Policía Federal y de la Fiscalía General del Estado quienes se reunieron con Aristóteles Sandoval.

Prevalece percepción de inseguridad en centros urbanos

La percepción que tienen los habitantes de las zonas urbanas del país sobre la seguridad no mejoró en los meses pasados.

Una encuesta elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), que recoge datos a marzo, mostró que 68 de cada 100 mexicanos que viven en zonas urbanas sienten que su ciudad es insegura.

Según otra nota del periódico La Jornada, el resultado es el mismo del ejercicio levantado en diciembre de 2014 y marginalmente mayor al de septiembre anterior, cuando tenían esa percepción 67 de cada 100 residentes de zonas urbanas.

La inseguridad que perciben los habitantes se ha expresado en cambios de rutinas. En marzo pasado, 65 de cada 100 personas mayores de 18 años optaron por dejar de llevar cosas de valor; 61.5 de cada 100 no permiten que salgan de la vivienda los hijos menores; 53 de cada 100 dejaron de caminar por los alrededores de su vivienda después de las 8 de la noche y uno de cada tres dejó de visitar a parientes o amigos.

La sensación de inseguridad por temor al delito y las expectativas que tiene la población respecto de la seguridad pública se explican por razones como ser testigos de algún delito o ‘‘conductas antisociales’’ que ocurren en el entorno de la población, expuso el Inegi al divulgar este martes el resultado de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana, que es levantada cada trimestre desde septiembre de 2013.

En las cifras correspondientes a marzo de este año, 38 de cada 100 personas mayores de edad que habitan en zonas urbanas tienen la expectativa de que la inseguridad ‘‘seguirá igual de mal’’. Mientras, 25 de cada 100 (o uno de cada cuatro) anticipan que ‘‘empeorará’’.

Sólo uno de cada cinco (20.4 de cada 100) espera que la seguridad ‘‘siga igual de bien’’ y 16 de cada 100 anticipan que ‘‘mejorará’’, reportó el Inegi.

En el mismo periodo, la población urbana mayor de edad manifestó que en los pasados tres meses ha escuchado o visto en los alrededores de su vivienda situaciones como consumo de alcohol en las calles (70 por ciento), robos o asaltos (67 por ciento) y vandalismo (59 por ciento), mencionó el organismo.

La Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) recoge información sobre el tema, tanto desde el punto de vista de la percepción (sensación de inseguridad o expectativa sobre la tendencia del delito) como de conocimiento (haber sido testigo de algún hecho delictivo o antisocial) y de experiencia (haber sido víctima). También recoge la percepción de los ciudadanos sobre el desempeño de las policías en el ámbito municipal, estatal, federal y de la Gendarmería Nacional, de acuerdo con el Inegi.

En marzo de este año, 65 de cada 100 habitantes de zonas urbanas mayores de edad manifestaron que en los últimos tres meses, por temor a sufrir algún delito, modificaron sus hábitos respecto de llevar joyas, dinero o tarjetas de crédito.

De acuerdo con la encuesta, en el primer trimestre de 2015 el principal incremento respecto del mismo periodo de 2014 se encuentra en el caso de la población que, por temor a sufrir algún delito, cambió sus hábitos como permitir que salgan de la vivienda sus hijos menores.

Sobre la evaluación que los ciudadanos hacen de los cuerpos de seguridad pública, 66.8 de cada 100 creen que el desempeño de las policías municipales es ‘‘poco o nada efectivo’’; esa misma opinión tienen 58 de cada 100 respecto de la policía estatal; 43 de cada 100 en cuanto a la Policía Federal, y 33.5 de cada 100 de la Gendarmería Nacional.

Versión para impresión

Encuesta

La salida de Margarita Zavala del PAN para ir como candidata independiente a la presidencia...

.