• Nación

Piden al Papa que interceda ante Peña por caso de normalistas

  • e-consulta
La PGR confirmó que el alcalde de Cocula es interrogado en la SEIDO sobre el ataque que sufrieron los normalistas desaparecidos.

Padres de los estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa que permanecen desaparecidos desde el pasado 26 de septiembre demandaron al nuncio apostólico Christophe Pierre interceder para que el papa Francisco pida al gobierno de Enrique Peña Nieto que busque y entregue con vida a sus hijos.

De acuerdo con una nota del periódico La Jornada, también pidieron al representante del Vaticano en México, quien ayer ofició una misa en la normal rural, que en el mensaje de Navidad ore por sus familiares, y medie para que sean recibidos el próximo año por el pontífice, a quien desean expresarle personalmente sus vivencias.

Entrevistado después de dialogar cerca de una hora con los padres de familia en el auditorio de la normal rural de Ayotzinapa, ubicada en este municipio del estado de Guerrero, Christophe Pierre dijo: “me entregaron peticiones, que son esencialmente una manifestación de su dolor, y por supuesto lo voy a transmitir al Santo Padre; no puedo decir más por el momento”.

Explicó que el arzobispo de Acapulco, Carlos Garfias, lo invitó a participar en este “momento de oración; me da mucho gusto de ver que la Iglesia esté acompañando a estas personas, que son católicas.

“Hemos compartido su dolor, pero también, como lo han visto a través de esta convivencia, de esta celebración eucarística en ocasión de la celebración de la Navidad, para dar más esperanza a estas personas. El papa Francisco está enterado de todo lo que está pasando”, apuntó.

Minutos después y ante cientos de personas, entre padres de los normalistas ausentes, Christophe Pierre ofició una misa en la cancha de basquetbol del plantel, acompañado de Garfias Merlos y el obispo de la diócesis de Chilpancingo-Chilapa, Alejo Zavala.

En la ceremonia religiosa se colocó un altar delante de 43 butacas vacías, con la fotografía de cada uno de los jóvenes desaparecidos. Cuando Garfias Merlo leyó los nombres de los 43 estudiantes y cuando se realizó la comunión, algunos padres y feligreses lloraron.

Durante la homilía, el nuncio apostólico expresó su alegría de estar en Ayotzinapa “para compartir su dolor, y alentar en nuestros corazones una gran esperanza. Todo el mundo sabe lo que están sufriendo ustedes”.

Hizo un reconocimiento a la Iglesia católica en Guerrero: “lo peor cuando uno sufre es sentirse solo, abandonado, pero ustedes no están solos; estamos con ustedes, el Papa está con ustedes también”.

Expuso que uno de los caminos que la Iglesia ofrece “es una campaña permanente de oración. A veces, cuando estamos tristes y abandonados, hasta pensamos que somos abandonados de Dios, y no es verdad. En este momento hay que pedir a Dios que nos dé la luz y la esperanza, que tal vez humanamente hemos perdido”.

Llamó a los padres de los estudiantes desaparecidos a no perder la esperanza, “la fe, pero sobre todo el amor. Con la fuerza del amor podemos reconstruir nuestras vidas y rencontrar la capacidad de reconciliarnos y la capacidad de perdonar; es difícil perdonar, lo sabemos, pero no podemos vivir sin hacerlo”. Al final de la misa leyó un fragmento de una oración de san Francisco de Asís.

Después de la misa, Garfias Merlos ofreció una conferencia de prensa, en la que estuvo acompañado de Christophe Pierre. El arzobispo de Acapulco comentó que los padres de los normalistas ausentes les pidieron su intervención “para que les den una respuesta a la desaparición de sus hijos”. Ellos, agregó, aseguran que las autoridades tienen a sus hijos, y les piden que se los entreguen vivos.

El prelado subrayó que la Iglesia ha ofrecido acompañamiento y atención, “haciendo una oración permanente; tenemos una campaña de oración no sólo en Acapulco, sino en todas las iglesias de México, y continuará. Nos reuniremos el 14 de enero en Ayotzinapa para celebrar otra eucaristía”.

Sobre la petición de los padres de familia de que los representantes de la Iglesia católica intervengan ante el gobierno federal, “todavía no lo hemos platicado, pero buscaremos el diálogo directo para hacer llegar a las autoridades su demanda. Mencionó que cada uno de los padres entregó al nuncio apostólico cartas personales para que se las haga llegar al papa Francisco, a quien piden que exija al gobierno que busque a sus hijos y los presente con vida.

Más tarde, en Acapulco, algunos de los padres de los estudiantes ausentes ofrecieron una conferencia de prensa, en la Escuela Superior de Educación Física, acompañados de integrantes del Frente Único de Normales Públicas de Guerrero, en la que pidieron a la sociedad no dejarlos solos en la lucha por la búsqueda de sus familiares y no dejarse manipular por el gobierno.

Clemente Rodríguez, padre del normalista Cristian Alfonso Rodríguez, reprochó: “¿Cuántas fosas nos va arrimar el gobierno? Yo presiento que los muchachos están vivos. No nos dejen solos. Me hace falta ese pedazo de ser que es mi hijo; para mí es muy triste, el gobierno me ha roto el corazón en mil pedazos”.

Alcalde de Cocula declara en la Seido por caso Ayotzinapa

El presidente municipal de Cocula, César Miguel Peñaloza Santana testifica en la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) de la Procuraduría General de la República, donde está ampliando su declaración sobre la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, Guerrero.

Fuentes de la dependencia indicaron al periódico El Universal que desde el viernes y hasta la noche de ayer el alcalde de Cocula, postulado por el PRI, continuaba ampliando su declaración, que realizó en la primera quincena de octubre, en donde entre otros puntos se abordó la participación de la policía de su municipio en la desaparición de los estudiantes.

Al respecto, las fuentes precisaron que el presidente municipal de Cocula no está detenido, ni arraigado y hasta el momento sólo está en calidad de testigo relacionado con los hechos del 26 de septiembre en Iguala.

Al cierre de ésta edición la PGR, que tardó tres días en confirmar la ubicación del presidente municipal de Cocula así como la situación legal del mismo, no informó si los familiares del alcalde ya habían sido notificados de que Peñaloza Santana estaba en las instalaciones de la Subprocuraduría Especializada, ya que desde el sábado 19 su esposa lo reportó como desaparecido, y dijo que temía por su seguridad.

Ayer, en una entrevista en Radio Red, el gobernador de Guerrero, Rogelio Ortega señaló que con base en la información que tenía el presidente municipal de Cocula estaba arraigado en la SEIDO por la desaparición de los normalistas, cuando un día antes aseguró que no sabía nada del asunto.

El gobernador Ortega pidió a la PGR que se definiera la situación legal del edil, con el propósito de determinar si era necesario nombrar a un alcalde interino, y en tanto el munícipe estuviera arraigado el secretario general de gobierno estaría a cargo.

Anoche autoridades de la PGR confirmaron que Peñaloza Santana no está sujeto a la medida cautelar —a pesar de lo que declaró el gobernador—, pues hasta el momento tiene el carácter de testigo, y se esperaba que este martes se concluya con la diligencia de interrogatorio.

Cabe recordar que policías municipales de Cocula participaron en la privación ilegal de la libertad de los 43 normalistas, a quienes trasladaron de Iguala hasta el punto donde fueron entregados a integrantes del grupo criminal Guerreros Unidos.

Se considera, indicaron las fuentes, que su testimonio puede ser valioso como parte de esta investigación, por lo que es la segunda ocasión en que se le interroga, cuando el 13 de octubre pasado también compareció ante la Subprocuraduría Especializada.

Por su parte, Cuauhtémoc Salgado Romero, dirigente estatal del Partido Revolucionario Institucional informó ayer que un familiar del presidente municipal de Cocula le notificó que el alcalde fue llevado, el viernes pasado, por personal de la PGR a la subdelegación de la dependencia federal en Iguala y después fue trasladado a la ciudad de México.

Alrededor de las 13:00 del sábado pasado Lizbeth Alarcón, esposa del presidente municipal reportó al C-4 que su esposo no había regresado al municipio después de acudir, el viernes anterior, a la ciudad de México a declarar en la PGR.

La esposa del alcalde de Cocula informó que temía por la seguridad de su esposo ya que no respondía su celular, razón por la cual el sábado pasado levantó el reporte correspondiente debido a que desconocía si había llegado o no a declarar ya que ninguna autoridad le había informado sobre su marido.

PGR investiga si la CETEG manipuló a normalistas

La Procuraduría General de la República investiga si integrantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG) participaron en un engaño a normalistas de la Escuela Rural de Ayotzinapa, el cual derivó en su desaparición.

De acuerdo con datos de la dependencia, aquel 26 de septiembre los estudiantes fueron engañados para cambiar su ruta y dirigirse a Iguala, lo que no estaba programado.

Según otra nota del diario Crónica, la indagatoria apunta a la CETEG como posible interesada en desestabilizar el festival público en el cual se destaparía como candidata a la presidencia municipal del Ayuntamiento María de los Ángeles Pineda Villa, esposa de José Luis Abarca, quien entonces era el edil en funciones.

Diversos testimonios recabados por la PGR -de sobrevivientes y otros estudiantes- indican que en el plan original del grupo de normalistas no estaba contemplado acudir al acto de la pareja Abarca. De hecho, su destino era otro: la capital del estado.

“A ellos les dicen primero que los van a llevar a Chilpancingo, pero después los desvían y los llevan a Iguala”, según la Procuraduría.

Las referencias testimoniales apuntan a que en Chilpancingo “secuestrarían camiones” para asegurar el traslado de la plantilla estudiantil y maestros guerrerenses a la ciudad de México, con la intensión de participar en los actos conmemorativos del 2 de octubre del 68.

Conforme a la indagatoria, no era la primera vez que miembros de la CETEG utilizaban a los jóvenes normalistas como brazo operador, tanto para conseguir transporte como para causar alborotos o nutrir marchas.

De entrada, la información de la PGR coincide con la versión del Centro de Derechos Humanos de la Montaña “Tlachinollan”, cuyos abogados han asesorado a las familias de los 43 normalistas que desaparecieron aquella noche.

De acuerdo con la narración de Abel Barrera, director de ese centro, “el plan original de los jóvenes de la normal, entre los cuales están los 43 desaparecidos, era acompañar el 2 de octubre esta gran marcha en el Distrito Federal”.

Y fue más específico: “Ellos querían conseguir 25 autobuses para trasladar más o menos a mil personas que habían comprometido para la marcha, ese era su objetivo, pero se encontraron con estos policías sicarios que los privaron de la vida y los desaparecieron”.

La mayoría de los mil asistentes comprometidos serían maestros de la CETEG, pues la matrícula de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa era sólo de 145 estudiantes.

La tesis apunta a que los maestros dirigentes de la comitiva ocultaron de arranque lo planeado en Iguala, y de última hora -ya camino a Chilpancingo- lo informaron a los normalistas.

Ya en Iguala, éstas son las versiones de lo ocurrido…

Según la PGR, “el grupo de jóvenes a bordo de dos camiones Estrella de Oro se dirigieron rumbo a la entrada de la ciudad, posteriormente se trasladaron a la terminal de autobuses, donde tomaron otros dos camiones de una empresa”.

Versión para impresión

Encuesta

¿Qué calificación le otorgará al desempeño que ha tenido el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador?