• Nación

Crecimiento de economía apenas será del 2% en 2014

  • e-consulta
De enero a septiembre de este año la contratación de deuda interna y externa creció 119 por ciento con relación al mismos periodo de 2013.

La economía mexicana seguirá creciendo, pero a un ritmo notoriamente inferior al que se tenía previsto, por lo que es factible que al cierre del año el incremento del PIB sea menor a la mayoría de los pronósticos, acercándose más a 2 por ciento o por debajo de este nivel, consideró el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (Ceesp).

En su análisis semanal el centro dijo que transcurrido el tercer trimestre del año, la evolución de los principales indicadores económicos no refleja el dinamismo que se había anticipado, en un momento en el que el país deberá enfrentar los desequilibrios del mercado petrolero, lo que puede llevar incluso a modificar las expectativas para el próximo año.

De acuerdo con una nota del periódico La Jornada, el Ceesp recordó que la mayoría de las previsiones apuntaban a que en el tercer y cuarto trimestres de 2014 el ritmo de crecimiento de la actividad económica estaría por arriba de 3 por ciento, lo que se requiere para cumplir con la meta oficial de 2.7 para todo el año, incluso para lograr el pronóstico de los especialistas que se ubica en 2.47 por ciento, según los resultados de la encuesta que realizó el Banco de México en septiembre.

Sin embargo, de acuerdo con el reciente reporte del Inegi, la economía medida a través del comportamiento del indicador global de la actividad económica (Igae), tuvo un avance anual de sólo 1.29 por ciento durante agosto, lo que en términos desestacionalizados significó una caída de 0.17 por ciento en comparación con el mes previo, su primera variación negativa en los últimos cinco meses.

Explicó que dicho comportamiento indica que el crecimiento anual del bimestre julio-agosto fue de 1.9 por ciento, de tal manera que para cumplir el pronóstico de los especialistas del sector privado de un incremento de 2.85 por ciento del PIB para todo el tercer trimestre, se requeriría que el Igae mostrara un avance anual de poco más de 4.5 por ciento en septiembre, lo cual se ve complicado.

“No hay duda de que diversos indicadores macroeconómicos muestran una paulatina mejora, pero también es evidente que su dinamismo no es suficiente para que la economía muestre mayor ritmo de crecimiento”, consideró.

De acuerdo con el organismo dependiente del Consejo Coordinador Empresarial, el arrastre de la economía estadunidense sobre la mexicana en esta ocasión ha reportado un rezago, posiblemente debido a una disminución en la importación de Estados Unidos de algunos bienes que México produce y que tienen un importante peso en la parte exportadora nacional, como televisiones, equipo de video, teléfonos celulares y otros bienes del hogar, que muestran bajas desde 2008.

Señaló que la fortaleza en la producción de crudo de Estados Unidos genera una baja importante en su importación petrolera, lo que incide negativamente en los ingresos mexicanos y afecta la captación de recursos del sector público por este concepto.

Advirtió que si la plataforma de exportación petrolera se sigue reduciendo a consecuencia del incremento en la producción de crudo de Estados Unidos, podría poner en aprietos las cuentas del sector público mexicano, propiciando mayores déficit y más endeudamiento.

En el mercado interno destacó que las ventas aún no confirman un repunte importante, mientras la tasa de desocupación, junto con la de subocupación, reflejan la enorme necesidad de generar más puestos de trabajo.

“Las ventas aún no confirman un repunte importante, la tasa de desocupación, junto con la de subocupación reflejan la enorme necesidad de puestos de trabajo en el país, lo que aunado a menores salarios, propicia que el consumo de los hogares se mantenga deprimido”, consideró el Ceesp.

Agregó que mientras el gasto en inversión física crece a tasas superiores a 20% real, la construcción de obra civil (infraestructura) mantiene un comportamiento negativo.

“En un entorno de este tipo, la inversión privada se mantiene cautelosa, toda vez que sin infraestructura adecuada, no es atractivo invertir. Además, están los problemas de la inseguridad, corrupción, falta de transparencia y ausencia de Estado de derecho, factores que igualmente inhiben el flujo de inversión”, afirmó el órgano responsable de realizar el análisis económico a los empresarios.

“Los indicadores de confianza corroboran esta situación, ya que si bien comienzan a mostrar una ligera mejora en la percepción, tanto del sector manufacturero como de los consumidores, aún reflejan un ambiente de cautela”, señaló.

Creció la contratación de deuda

El desequilibrio registrado por las finanzas del sector público mexicano de enero a septiembre de este año ocasionó una elevación de más de 412 mil millones de pesos en la contratación de deuda interna y externa en el mismo periodo, cantidad 119 por ciento superior a la que se requirió para financiar el déficit observado en los mismos nueve meses de 2013.

Según los reportes de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), la brecha entre el aumento anual de los ingresos frente al incremento de los gastos se amplió de 22 mil 15.5 millones de pesos de enero a septiembre de 2013, a 207 mil 437 millones en los mismos nueve meses de 2014, lo que amplió 842 por ciento la necesidad de obtener financiamientos para cubrir el déficit total del sector público.

De acuerdo con otra nota del periódico La Jornada, durante los nueve meses del año en curso que cubre el informe de la Secretaría de Hacienda a la Cámara de Diputados, se observa que aumentaron los ingresos, crecieron más los gastos y se multiplicó el déficit de las finanzas públicas respecto a lo ocurrido en el mismo periodo de 2013.

Los ingresos presupuestarios del sector público aumentaron en 163 mil 502 millones de pesos, al pasar de 2.69 a 2.85 billones en el mismo lapso de ambos años; el gasto neto pagado se elevó de 2.90 billones a 3.28 billones de pesos e implicó un crecimiento de 370 mil 939.6 millones de pesos; mientras el déficit de las finanzas públicas se incrementó de 188 mil 424.4 millones de pesos en los tres trimestres considerados de 2013 a 422 mil 74.7 millones en el mismo tiempo del presente año.

Así, el desequilibrio de las finanzas del sector público mexicano que de enero a septiembre de 2013 fue 7.1 por ciento mayor al observado en el mismo tiempo de 2012, durante 2014 ha tenido un incremento anual de 119 por ciento. En términos absolutos, el déficit fue de 175 mil 913.8 millones de pesos de enero a septiembre del último año de gobierno de la administración anterior, se elevó a 188 mil 424.4 millones en el mismo lapso del primer año de gobierno de la actual administración y se disparó a 412 mil 74.7 millones de pesos en 2014.

Aun con el aumento obtenido principalmente con la reforma fiscal, los ingresos del sector público fueron insuficientes para enfrentar el crecimiento del gasto, por lo que hubo que conseguir 412 mil millones de pesos faltantes a través del endeudamiento, por lo que 40 por ciento de esos requerimientos fueron obtenidos del exterior, en tanto que el 60 por ciento restante se consiguieron en el mercado interno.

Según los informes oficiales, el financiamiento conseguido en el exterior entre enero y septiembre de este año fue equivalente en moneda nacional a 165 mil 722.2 millones, cantidad 173.8 por ciento superior a la obtenida para el mismo fin en igual lapso de 2013. Mientras en el mercado interno se obtuvieron 246 mil 352.5 millones, cantidad 93 por ciento mayor a la que se consiguió entre enero y septiembre del año pasado, para cubrir el desequilibrio entre los gastos y los ingresos del sector público.

En cuanto a los resultados de los componentes del sector público, el informe de Hacienda señala que las finanzas del gobierno federal fueron deficitarias en 365 mil 700.1 millones de pesos los tres trimestres considerados, un desequilibrio 83 por ciento superior al observado en el mismo periodo de 2013; con una elevación anual 146 por ciento el de Petróleos Mexicanos ascendió a 136 mil 430 millones de pesos.

En tanto, los organismos y empresas bajo control presupuestal directo fueron superavitarios en 79 mil 179.7 millones de pesos, una elevación anual de 98.5 por ciento, mientras los ingresos de las “entidades bajo control presupuestario indirecto” superaron en 10 mil 875.7 millones de pesos el monto de su gastos, lo que implicó un descenso anual de 60 por ciento respecto al superávit alcanzado de enero a septiembre del año pasado.

Versión para impresión

Encuesta

La salida de Margarita Zavala del PAN para ir como candidata independiente a la presidencia...

.