• Nación

Dice Aguirre que no se va y que tiene la conciencia tranquila

  • e-consulta
Estudiantes, académicos, empresarios y pobladores de Guerrero exigen la salida del mandatario, porque para ellos no existe gobierno.

Ante los hechos violentos del pasado 26 de septiembre en Iguala, donde murieron tres normalistas y tres civiles, y la desaparición desde ese día de 43 estudiantes de Ayotzinapa, el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, aseguró tener “la conciencia tranquila”.

Además, en entrevista con Carlos Puig, el funcionario sostuvo que a pesar de todos los señalamientos que hay en su contra, puede sostener que en su campaña política no ingresó un solo centavo del presidente municipal de Iguala, José Luis Abarca, ni tampoco de la delincuencia organizada.

“Nunca recibí un peso, absolutamente nada; se conocerá la verdad cuando se termine la investigación, una que sea lo más amplia posible, que se toque a quien se tenga que tocar.

“En ese sentido no tengo ningún problema; no duermo por la situación que se está dando, porque es una incertidumbre permanente y es una tristeza que nos embarga a todos.

“No tengo un problema de conciencia, te lo digo hoy, y nos volveremos a ver cuando termine la investigación. Ni vínculos con el alcalde, ni vínculos con al señora, ni recibí financiamiento de nadie y mucho menos de la delincuencia organizada; jamás lo he recibido, jamás he tenido una sola reunión ni una llamada telefónica con cualquiera de los grupos delictivos que operan en el estado”, dijo según una nota publicada por el diario Milenio.

En tanto, durante la inauguración de una planta de bombeo pluvial en la colonia Rinconada del Mar, en Acapulco, señaló la urgencia por encontrar con vida a los estudiantes y pidió la solidaridad de todos los guerrerenses para su localización.

“El mejor apoyo que me pueden dar en este momento es que todos los guerrerenses, los acapulqueños, nos sumemos a la tarea de localizar a nuestros jóvenes que hoy desgraciadamente aún están desaparecidos. Tenemos que perseverar y tener fe en que los vamos a encontrar con vida”, reiteró.

Así, el gobernador evitó polemizar con el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, respecto a la investigación por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

En la entrevista para el programa En 15, argumentó que sus declaraciones surgen ante la evidencia de que en las fosas se han encontrado cuerpos que no corresponden a las características de los estudiantes normalistas, además de que tiene “información” que no puede compartir.

“(Lo que dije de encontrar a los jóvenes con vida) es una acción de sentimiento y tengo algunas pistas, información, que no puedo compartir, que ojalá nos lleve a la localización de estos jóvenes.

“Por eso he dicho que todo lo demás es secundario, incluido si el gobernador se va, para mí lo más importante de ese asunto es que se resuelva en los mejores términos y lo mejor es que los jóvenes regresen a sus hogares”, abundó el mandatario estatal.

Agregó que son momentos difíciles, de tristeza, de rabia, de mucho dolor tras los hechos en Iguala, pero en el fondo no impedirán que “más allá de la condena y las lamentaciones, la marcha del gobierno se detenga”.

Y para aquellos que lo critican y lo tildan de “borracho”, incapaz, asesino e inepto, el gobernador se justificó al sostener que desde hace seis meses no toma una sola copa y entiende que derivado de todo el enojo siempre se busca culpar a alguien.

Exigen la salida de Aguirre de Guerrero

Empresarios, estudiantes, maestros, campesinos y padres y madres de los 43 normalistas de Ayotzinapa cuyo paradero se desconoce desde el 26 de septiembre salieron la mañana de este domingo a las calles de esta capital y del municipio de Apango para exigir la desaparición de poderes en la entidad, ‘‘porque en Guerrero no hay gobierno’’.

En Chilpancingo, unas mil personas marcharon por el centro de la ciudad y realizaron un mitin en demanda de las renuncias del gobernador Ángel Aguirre Rivero y del alcalde con licencia de Iguala, José Luis Abarca Velázquez, así como castigo a los responsables materiales e intelectuales de la muerte de tres estudiantes, tres civiles y la desaparición de 43 jóvenes.

‘‘¡Justicia, justicia!’’, ‘‘¡Fuera Aguirre de Guerrero!’’ y “¡Aguirre asesino de estudiantes!’’, fueron algunas de las consignas que lanzaron los manifestantes.

En su intervención en el mitin, el profesor Víctor Manuel Martínez dijo que en Guerrero ‘‘vivimos en total impunidad; tanto el gobierno estatal como el federal se echan la bolita y no resuelven el caso’’.

De acuerdo con otra nota del periódico La Jornada, el catedrático de la Universidad Autónoma de Guerrero Andrés Gama señaló a su vez que los guerrerenses ‘‘enfrentamos un gobierno sátrapa; los jóvenes de Ayotzinapa murieron por luchar, pero sus sueños fueron coartados por asesinos’’.

En su oportunidad, el empresario y ex presidente de la Cámara Nacional de Comercio en Chilpancingo Pioquinto Damián Huato exigió la destitución de Aguirre.

‘‘No queremos que se vaya a disfrutar el dinero a Europa (...) lo queremos en una cárcel de Tamaulipas, allá donde tiene a Nestora (Salgado), (dirigente de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias) y a (Marco Antonio) Suástegui (líder y vocero del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a la presa La Parota), presos políticos de Guerrero; queremos que salgan de la cárcel’’, expuso.

Mientras tanto, la marcha que tuvo lugar en el municipio de Apango, ubicado a 30 kilómetros de Chilpancingo, fue encabezada por el campesino Tanis Mendoza, padre de Miguel Mendoza Zacarías, uno de los 43 estudiantes desaparecidos, quien dijo: ‘‘Vemos difícil la situación, porque no sabemos dónde tienen a los muchachos’’.

Comentó que por ahora ha dejado las actividades del campo para abocarse a buscar a su hijo, quien ‘‘ya es grandecito, tiene 32 años, pero me dijo que quería estudiar; pensaba en su futuro, deseaba ser maestro, pero le tocó vivir esto que está pasando y ni modo.

‘‘Lo hemos buscado por todos lados y tenemos esperanza de encontrar a todos los muchachos. Tengo otros dos hijos, pero me falta Miguel’’, expresó.

Los cerca de mil asistentes a esta movilización, en su mayoría jóvenes y mujeres, portaban la fotografía de Miguel Mendoza y de los otros 42 estudiantes ausentes, la mayoría hijos de campesinos.

Este domingo, 19 parroquias de Iguala, del Decanato San David, Diócesis Chilpancingo-Chilapa, emitieron un pronunciamiento donde lamentaron lo ocurrido, porque a partir de estos hechos violentos ‘‘quedó rota la armonía y la paz en la ciudad, y porque muchas familias están dañadas por el dolor’’.

Descartan que todos los cuerpos de fosas sean de normalistas

Como parte del proceso de identificación de los cuerpos encontrados en nueve fosas clandestinas en Iguala, Guerrero, la Procuraduría General de la República (PGR) realiza una comparación del ADN obtenido de los restos con cerca de 8 mil registros genéticos, la mayoría de ellos correspondientes a personas desaparecidas.

Aunque las declaraciones de los detenidos apuntan a que en las referidas fosas fueron sepultados los cuerpos de 43 normalistas secuestrados a finales de septiembre, en la PGR tampoco descartan que hayan restos de otras personas reportadas como no localizadas.

Lo anterior se refuerza por los primeros resultados de la inspección hecha a algunos cadáveres pues se han notado algunas diferencias sobre todo en cuanto al posible tiempo de muerte.

“La condición de varios de los cuerpos podría empatar con el tiempo en que fueron secuestrados los normalistas y fueron asesinados según los testimonios, pero hay otros restos que parecen más antiguos o con un perfil distinto”, dijo una fuente ministerial con conocimiento del caso según otra nota del diario 24 Horas.

En la PGR indicaron que esta semana se estarán dando a conocer los primeros resultados de los peritajes genéticos sobretodo en el caso de los 28 cuerpos encontrados hace más de una semana en cinco fosas de la localidad de Pueblo Viejo.

Autoridades federales insistieron, como lo señaló el procurador Jesús Murillo Karam el jueves pasado, en que ya se cuenta con las muestras de sangre de varios de los familiares de los normalistas desaparecidos para realizar las confrontas correspondientes.

A petición de los familiares y de organismos internacionales, una delegación de especialistas del Equipo Argentino de Antropología Forense tiene la misión de verificar los procedimientos de identificación que llevan a cabo las autoridades mexicanas. El grupo es encabezado por la perito Mercedes Loreti.

En realidad es la tercera vez desde el 2013 que se recurre a estos especialistas. La primera vez fue mediante el convenio de colaboración que suscribió la PGR con varios organismos para que los peritos argentinos apoyaran e la identificación de cuerpos de migrantes en fosas de San Fernando, Tamaulipas, y en Nuevo León.

Hasta ahora se ha informado de la identificación de solo una decena de esos cuerpos a partir de la colaboración.

El otro caso fue el de los 13 jóvenes secuestrados en el Bar Heaven y encontrados en una fosa clandestina en el Estado de México. A petición de las familias los peritos argentinos revisaron el caso, y terminaron confirmando los resultados positivos que ya habían anunciado la PGR y la Procuraduría del DF.

Balean ministeriales a estudiantes del Tec

Agentes de la Policía Ministerial del Estado de Guerrero (PME) atacaron a balazos a un grupo de estudiantes del Instituto Tecnológico de Monterrey, campus Ciudad de México, e hirieron a Kim Fritz Fran Káiser, un alumno de origen alemán que fue confundido con delincuentes junto con nueve compañeros con los que regresaba de pasar un fin de semana en Acapulco.

Los hechos se produjeron  ayer alrededor de las 20:30 horas, cuando un grupo de 10 estudiantes del Tecnológico de Monterrey circulaba sobre la Autopista del Sol rumbo a la Ciudad de México.

Salieron del puerto de Acapulco, donde pasaron el fin de semana y se disponían a cruzar Chilpancingo, cuando en la entrada sur una patrulla de la PME les marcó el alto.

Los jóvenes no se detuvieron por temor, lo que dio paso a una persecución que culminó en el lado norte, a la altura del parque Margarita Maza de Juárez, donde los policías accionaron sus armas contra la unidad, en la que presumieron se trasladaba un grupo de delincuentes.

Una de las balas impactó en Kim Fritz Fran Káiser, joven alemán de 25 años de edad, quien comenzó a sangrar abundantemente de la región lumbar, lo que incrementó el temor entre sus compañeros, por lo que decidieron hacer parada en una estación de gasolina.

Ahí les dieron alcance los elementos de la Policía Ministerial, los encañonaron y sometieron, suponiendo que estaban frente a una célula delictiva.

Cuando se percataron de que los agredidos eran estudiantes y no pistoleros la actitud cambió, por lo que buscaron la manera de canalizar al herido hacia una clínica particular, donde permaneció hasta las 23 horas.

Antonio Ramos, inspector general de la Policía Federal (PF), acudió a la llamada de auxilio que emitieron los estudiantes; al ser cuestionado sobre los hechos señaló que al parecer se trató de una confusión.

Confirmó que en el grupo había dos jóvenes de nacionalidad alemana, dos franceses y seis mexicanos, todos ellos estudiantes.

“No puedo decir mucho, parece que fue una confusión pero no estamos seguros de eso; de los resultados se tiene el reporte del joven alemán herido pero ya fue declarado estable y se le va a trasladar a la Ciudad de México”, anotó el oficial.

Precisó que al llegar a la estación de gasolina ubicada en la entrada norte de la ciudad los estudiantes ya no estaban, se les había canalizado al hospital Santa fe y hasta ahí se presentó con sus elementos para otorgarles el auxilio requerido.

Agregó que la Policía Federal daría el acompañamiento a los jóvenes hacia la capital del país. Ahí serán las embajadas de Alemania y Francia las que darán la orientación que las víctimas requieran, en caso de que desearan presentar una denuncia por el ataque sufrido.

En el parte emitido por el doctor Pedro Salguero se anotó que Kim recibió la bala en el lado derecho de la región lumbar, pero no le provocó lesiones internas y por esa razón hubo condiciones para su traslado al Distrito Federal.

El hecho ocurre a poco más de dos semanas de que policías municipales de Iguala balearon y dieron muerte a tres estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, mientras que 43 más continúan desaparecidos.

Versión para impresión

Encuesta

¿Qué calificación le otorgaría al trabajo del secretario de Educación Pública en Oaxaca?