• Nación

Encabezó el Presidente Enrique Peña Nieto el 76 aniversario de la expropiación petrolera

  • e-consulta
Se conmemoró el 76 aniversario de la expropiación de la industria petrolera.

Al conmemorar hoy el 76 aniversario de la expropiación de la industria petrolera, el Presidente Enrique Peña Nieto reiteró el absoluto respaldo del Gobierno de la República hacia Petróleos Mexicanos e informó que 2014 será el año de mayor inversión en la historia de la empresa con un monto de 357 mil 500 millones de pesos.

Durante el acto, efectuado en el Complejo Petroquímico Cosoleacaque, en el estado de Veracruz, el primer mandatario señaló que en siglo XXI Pemex será una empresa más solida, moderna y transparente y por eso en los siguientes años, gracias a la Reforma, vamos a seguir invirtiendo con firme decisión.

Precisó que se decidió impulsar la Reforma Energética para no poner en riesgo la seguridad energética del país. “Enfrentamos los desafíos del siglo XXI con la misma determinación que el presidente Lázaro Cárdenas enfrentó los del siglo XX”,  aseveró.

Asimismo, el Presidente Peña Nieto destacó que la Reforma Energética abre nuevas posibilidades de crecimiento y mantiene la propiedad de la nación sobre su riqueza. Reafirmó que el estado mexicano es y seguirá siendo el único dueño de las reservas petroleras, de la renta petrolera y de Petróleos Mexicanos.

El jefe del Ejecutivo aseguró que la Reforma Energética es el más importante cambio económico ocurrido en México en los últimos 50 años y añadió que gracias a dicha reforma México tendrá más gas, más petróleo y más electricidad, lo que permitirá a las familias mexicanas pagar menos por estos servicios, además de que el país contará con más recursos financieros y tecnologías de punta.

Por su parte, el director general de Petróleos Mexicanos, Emilio Lozoya Austin, afirmó que Pemex tiene el potencial para convertirse en una empresa más competitiva  en beneficio de México, por lo que convocó a sus trabajadores y a su organización sindical a acompañar con visión y entrega la transformación de la empresa.

Reiteró que lo más importante de Pemex es su gente y por ello “todos y cada uno de nosotros debemos ser verdaderamente competitivos en la tarea que nos toca”, pues aunque hay invertidos muchos miles de millones de pesos en sus instalaciones, este valor es irrelevante sin la gente que las hace funcionar.

Lozoya Austin señaló que es necesario desarrollar una nueva cultura laboral mediante la capacitación continua para adoptar una nueva manera de hacer las cosas y encarar los problemas.

El directivo expuso que el objetivo estratégico de Pemex debe ser convertirse en una empresa más competitiva en todos los mercados en que participa, lo que supone garantizar el crecimiento de reservas y la producción óptima de hidrocarburos para la sustentabilidad en actividades aguas arriba.

Esta transformación, supone también, dijo, alcanzar los niveles de eficiencia operativa a la altura de las mejores empresas del mundo en actividades de transformación y definir con precisión el mercado objetivo.

Por ello, todas las actividades de apoyo, desde administración y finanzas, seguridad  y confiabilidad operativas, el manejo de los recursos humanos, la gestión de la tecnología, la procura y ejecución de proyectos deben transformarse para ser más eficientes y competitivas del mercado internacional.

El titular de Pemex señaló que el cambio más significativo de la Reforma Energética es que habrá más participantes en la industria, lo que significa competencia en todo el mercado de la industria petrolera mundial.

 Lozoya aseveró que la Reforma Energética era ya impostergable por muchos motivos (geológicos, tecnológicos, operativos y financieros), y le plantea a Pemex  la ineludible necesidad de transformarse.

Los petroleros, preparados para enfrentar la competencia

Durante su intervención, el secretario general del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, Carlos Romero Deschamps, señaló que a lo largo de los años los petroleros han sido capaces de corresponder con capacidad y eficiencia a las nuevas realidades de la industria, “y hoy no nos preocupa el reto que enfrentaremos por estas nuevas condiciones, ante las cuales responderemos con mayor dedicación y más esfuerzo”.

El líder sindical mencionó que ante el nuevo escenario y con mayor equipamiento y capacitación, los trabajadores contribuirán a hacer de Petróleos Mexicanos no solamente una entidad más  competitiva, sino, como es el propósito último una empresa productiva de estado.

A su vez, el gobernador de Veracruz, Javier Duarte, señaló que la Reforma Energética marca la segunda gran etapa histórica de la industria petrolera en México, que impulsará la modernización de Pemex. Las entidades petroleras están obligadas a asumir un compromiso por la Federación para impulsar los proyectos de esta industria, puntualizó.

 A la reunión asistieron también el presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores, Raúl Cervantes; así como los gobernadores de Veracruz, Campeche, Hidalgo, Nuevo León, Oaxaca, Tabasco y Tamaulipas.

 

PALABRAS DEL DIRECTOR GENERAL DE PEMEX, EMILIO LOZOYA AUSTIN, EN LA CEREMONIA DE CONMEMORACIÓN DEL 76 ANIVERSARIO DE LA EXPROPIACIÓN PETROLERA. COSOLEACAQUE, VER. 18 DE MARZO DE 2014

Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos;

Doctor Javier Duarte de Ochoa, Gobernador del Estado de Veracruz;

 

Licenciado Pedro Joaquín Coldwell, Secretario de Energía y Presidente del Consejo de Administración de Pemex;

 

Senador Carlos Romero Deschamps, Secretario General del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana;

 

Distinguidos miembros del Presídium;

Compañeros petroleros:

 

Estamos reunidos, como todos los años, para conmemorar el aniversario de la expropiación petrolera llevada a cabo por el Presidente Lázaro Cárdenas un día como hoy, en 1938.

 

Aquel día, hace 76 años, el Presidente Cárdenas recuperó para la nación el usufructo de la totalidad de la renta petrolera y desde entonces, la industria del petróleo y el gas ha sido pilar del desarrollo de México.

 

No se trata, sin embargo, de un aniversario más.

 

La histórica decisión de aquel año transformó de raíz la industria petrolera mexicana y le planteó un reto enorme a los petroleros de aquella época.

 

A base de entrega, talento y patriotismo, aquellos petroleros, contra todos los pronósticos, sacaron adelante a la industria y consolidaron a Petróleos Mexicanos como la mayor empresa del país, una empresa que ha sabido gestionar con eficacia la mayor fuente de riqueza natural de México en beneficio de los mexicanos.

 

La reforma constitucional aprobada recientemente supone el cambio estructural más profundo en nuestra industria desde 1938.

 

Al igual que en aquel año, los cambios que se avecinan como consecuencia de la reforma le plantean un reto de gran dimensión a los petroleros.

 

Al igual que en aquel año, se refrenda el principio de que el petróleo es de los mexicanos y su explotación debe hacerse en beneficio de las familias mexicanas.

 

Al igual que en aquel año, los petroleros de hoy sabrán enfrentar, sin duda, con éxito, el reto que plantea la reforma.

 

El optimismo con respecto a la capacidad de los petroleros y de Pemex para encarar el desafío de una industria abierta a nuevos participantes nace de la experiencia; nace de la revisión de la historia de Petróleos Mexicanos.

 

Pemex siempre ha estado envuelta en un proceso de transformación. De hecho, nació como resultado de un cambio trascendental en la industria.

 

 

Una industria con muchos participantes que en los años treinta dejó de ser funcional para el desarrollo del país dio paso al surgimiento de Petróleos Mexicanos como protagonista central y eventualmente único de nuestra industria.

 

A o largo de 75 años esa empresa tuvo que adaptarse y adelantarse a todo tipo de cambios y lo hizo con éxito, gracias al talento y al profesionalismo de su gente.

 

Así Pemex diversificó la producción en tierra y en su momento se convirtió en líder en la producción en el mar.

 

Así también, se amplió la capacidad de transformación industrial y se multiplicó la producción de petrolíferos y productos petroquímicos.

 

Podríamos abundar mucho sobre la capacidad de transformación y adaptación de Pemex en el pasado, pero no quiero ahora hacer historia.

 

Quiero convocarlos, más bien, a que veamos hacia adelante, a que pensemos juntos el futuro de Petróleos Mexicanos.

 

Hoy, como señalé antes, enfrentamos el cambio más trascendental en la industria, y por tanto en Pemex, desde 1938.

 

La reforma energética, que era ya impostergable por muchos motivos –geológicos, tecnológicos, operativos y financieros- le plantea a nuestra empresa la ineludible necesidad de transformarse, de reinventarse a sí misma.

 

El rasgo más evidente del cambio que introduce la reforma es, por supuesto, el hecho de que habrá más participantes en la industria.

 

Habrá competencia.

 

Habrá competencia en todos y cada uno de los mercados en los que estamos presentes.

 

Y la transformación que debemos emprender tendrá que ser de la mayor magnitud.

 

Está en nuestras manos, está en manos de los petroleros, está en manos de los trabajadores de Pemex, de su organización sindical, de nuestros técnicos, de nuestros ingenieros, científicos y funcionarios; de nuestros y cada uno de los que laboramos en Pemex, el lograr que esta gran transformación sea en beneficio de Pemex.

 

¿En qué consiste la transformación que vamos a poner en marcha?

 

Primero que nada, debemos transformar nuestra estrategia.

 

Nuestro objetivo estratégico debe ser el de convertirnos en la empresa más competitiva en todos y cada uno de los mercados en que participamos.

 

Ello supone garantizar el crecimiento de reservas y la producción óptima de hidrocarburos para la sustentabilidad  en aguas arriba.

 

Supone también, en las actividades de transformación industrial, alcanzar los niveles de eficiencia operativa de las empresas más competitivas y definir con precisión los mercados objetivo en los que queremos crecer y privilegiar.

 

Para lograr estos objetivos estratégicos de negocio, en un ambiente de competencia con otras empresas, debemos transformarnos para ser mejor que todas las empresas con las que competiremos.

 

Así que todas las actividades de apoyo, desde administración y finanzas, hasta la seguridad y confiabilidad operativas, pasando por el manejo de los recursos humanos, la gestión de la tecnología, la procura y la ejecución de proyectos, deberán transformarse en un verdadero factor de eficiencia para que las actividades operativas o sustantivas tengan éxito en su esfuerzo por ser las más competitivas en cada mercado en el que estamos.

 

He repetido en varias ocasiones que Pemex es su gente, y lo reitero ahora en este día tan especial para los petroleros.

 

Pero precisamente porque Pemex es su gente, entiendo que para alcanzar la meta de ser una empresa verdaderamente competitiva, todos y cada uno de nosotros debemos ser verdaderamente competitivos en lo que nos toca a cada uno.

 

Aunque en nuestras instalaciones están invertidos muchos miles de millones de pesos y eso es lo que le da valor a Pemex en los estados financieros, su valor es irrelevante sin la gente de Pemex que los hace funcionar día tras día.

 

Con esas mismas instalaciones y plantas, dependiendo de lo que hagamos con ellas, Pemex puede transformarse en una empresa más competitiva.

 

A través de la capacitación continua, a través de adoptar una nueva manera de hacer las cosas y una nueva manera de encarar los problemas; en suma, a través de desarrollar una nueva cultura, Pemex tiene el potencial de convertirse en una empresa más competitiva para beneficio de México y, por supuesto, para beneficio también de los petroleros y sus familias.

 

Señor Presidente de la República:

 

En su discurso inaugural usted señaló que, y cito, “transformar a México implica mover todo lo que se tenga que mover: la gente, la mentalidad, las instituciones”

 

Y eso es precisamente a lo que quiero convocar hoy a los petroleros, a los trabajadores y a su organización sindical, que a lo largo de 76 años ha sabido acompañar, con visión y entrega, las sucesivas transformaciones  de  Petróleos Mexicanos.

 

 Los convoco a cambiar a Pemex, a convertirla en una empresa más competitiva a partir de cambiar nuestra mentalidad, a partir de cambiar nosotros mismos.

 

Los petroleros sabremos, estoy seguro Señor Presidente, estar a la altura del reto que hoy se nos plantea.

 

Muchas gracias

 

Versión para impresión

Encuesta

En su opinión, ¿la actuación de las autoridades estatales para enfrentar y evitar contagios y muertes por el Covid-19 ha sido?